Público
Público

Un empresario de Huelva volvió a dar cena de Nochevieja a gente sin recursos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un centenar de inmigrantes que viven en asentamientos en Lepe (Huelva) cenaron gratis la pasada Nochevieja gracias a la solidaridad del empresario Patrocinio Mora, que volvió a abrir gratis su restaurante para ellos, como viene haciendo en los últimos años.

La cena se celebró en el restaurante que el empresario regenta en la playa de La Antilla, en el municipio lepero, desde las ocho de la tarde, tras llegar los invitados en varios autobuses, con la coordinación de Cáritas, que se encargó de buscar en los asentamientos a las personas que participaron en la cena y entregarles su invitación correspondiente.

Patrocinio Mora ha explicado a Efe que esta idea se realiza porque "continuamos con algo que se hizo un año, y se ha convertido en un compromiso adquirido que se ha hecho una tradición, y mientras que podamos vamos a seguir haciendo la cena para las personas necesitadas, de acuerdo con la capacidad del local".

Todo ello con la ayuda de entidades como Cáritas, que selecciona a las personas verdaderamente necesitadas para ello, "además de que conocen la capacidad del local, y se encargan de entregar las invitaciones".

Una cena en la que, de nuevo, se ha suprimido cualquier derivado del cerdo, y en la que este año se sirvió como entrante una ensalada completa, como plato atún en salsa con patatas fritas y legumbres, así como un postre compuesto de pasteles variados, estos aportados por una pastelería de la misma playa, mientras que el atún lo aporta una empresa especializada de la vecina localidad de Isla Cristina.

La mayoría de los invitados pertenecen a la veintena de asentamientos chabolistas que se reparten por los alrededores de la localidad, poblados sobre todo por inmigrantes africanos que llegan a Lepe en busca de trabajo, y que en algunos casos llevan más de dos años en esta situación, con más de trescientas personas que viven en los mismos.

Para la cena de Nochevieja, el empresario contó con la ayuda de un cuerpo completo de camareros improvisados, formado principalmente por los miembros de la corporación local lepera, así como amigos del hostelero y voluntarios del municipio, e incluso vecinos de algunas localidades del entorno que se han ofrecido para ayudarle en su labor solidaria.