Público
Público

Los empresarios de Baleares quieren que les devuelvan el 'Fortuna'

El Consejo de Ministros debe decidir el futuro del yate real una vez que el  rey renunció a a su uso y pidió al Estado que lo vendiera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los empresarios de Baleares que en el año 2000 regalaron al Rey el yate Fortuna para su uso y disfrute quieren que el Gobierno se lo devuelva, según ha acordado este lunes por unanimidad la Fundación Turística y Cultural de las Islas Baleares (Fundatur).

Esta fundación se ha reunido este lunes en sesión extraordinaria y ha decidido solicitar que retorne la embarcación de alta velocidad y 41 metros de eslora después de que el Rey decidiera renunciar a su uso hace unas semanas, han informado fuentes de Fundatur.

El Consejo de Ministros debe decidir el futuro del yate una vez que el Consejo de Administración de Patrimonio Nacional aprobara la pasada semana la desafectación de este bien requerida por el Monarca a través del jefe de la Casa Real.

El Fortuna fue donado en el año 2000 para uso de la Familia Real por Fundatur, integrada por un grupo de empresarios, entre ellos los responsables de Sol Meliá, Barceló, Globalia, la Caixa y la Caja de Ahorros de Baleares 'Sa Nostra'.

La presidenta de Fundatur, Carmen Matutes, remitió este lunes al presidente del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional, José Rodríguez-Spiteri, una carta en la que indica que ha sido informada de la renuncia del Rey a usar el Fortuna, construido por 'encargo de esta Fundación', se precisa en la misiva.

IU ya ha solicitado que se subaste el yate y el dinero se destine a los más desfavorecidos

Se recuerda además que esta donación, de fecha de 19 de junio de 2000, establecía que la decisión de donar la embarcación era 'para el uso y disfrute de Su Majestad el Rey y de los miembros de la Familia Real, es decir, una donación modal o finalista'.

Por ello, el patronato de la fundación concluye que el barco debe retornar a sus activos.

La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, explicó que se estudiarían los distintos usos que pueda tener el yate, 'en las mejores condiciones' y buscando el que sea 'mejor, más eficiente y más rentable', según explicó el pasado viernes. La embarcación costó unos 21 millones de euros, de los que 2,7 fueron aportados por el Govern balear.

La embarcación fue encargada en 1997 a los astilleros Bazán en San Fernando (Cádiz) para sustituir al anterior Fortuna, donado en 1979 por el rey saudí Fahd, que a su vez reemplazaba a otra embarcación con el mismo nombre que don Juan Carlos utilizaba en aguas de Baleares desde agosto de 1976. El nuevo yate rápido se hizo enseguida habitual en los veraneos mallorquines del Rey y de la Familia Real, pero en los últimos tres años los movimientos del Fortuna se fueron restringiendo progresivamente, entre otras razones por el alto coste que supone llenar sus depósitos, unos 26.000 euros.

La última vez que el Rey se hizo a la mar en el Fortuna fue el 13 de agosto del año pasado, cuando, acompañado tan sólo por la tripulación, el yate fondeó en el norte de la isla, cerca del cabo Formentor, y por la tarde regresó a puerto. Izquierda Unida en Baleares dirigió hace unos días una carta al Rey Juan Carlos en la que le solicitaba que se subastara el Fortuna y se destinara el dinero a los más desfavorecidas de las islas.