Publicado: 22.12.2009 07:45 |Actualizado: 22.12.2009 07:45

Empresarios españoles controlan el 16% del tomate que exporta Marruecos

El Gobierno ve "demagogia" en vincular a Haidar con el acuerdo comercial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un 16,6% del tomate que exporta Marruecos está en manos de empresarios españoles. El dato contrasta con las críticas que la Federación Española de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex) hizo el pasado fin de semana al nuevo Acuerdo de Asociación entre la UE y Marruecos, por considerarlo perjudicial a sus intereses. El Comité de Organizaciones Agrarias y de Cooperativas Europeas (Copa-Gogeca) se sumó ayer al considerar "desastroso" el pacto, que en la práctica liberaliza el comercio bilateral de la mayoría de productos agrícolas y de pesca.

Entre las compañías con capital español que operan en el país vecino están Duroc (con una cuota del 12,5% en las exportaciones de tomate marroquí) y Safiland (1,88%), ambas participadas por españoles y marroquíes, aunque no aparecen de forma directa como socios de Fepex.

El secretario de Estado del Medio Rural y Marino, Josep Puxeu, llamó ayer la atención sobre el rechazo de esa asociación al acuerdo. "Son sus mismos asociados los que están produciendo en Marruecos", dijo Puxeu, que les instó a "estar de un lado o de otro".

Puxeu calificó de "demagogia" y de una "inmensa impostura" que se vincule el acuerdo con la resolución del caso de la activista saharahui Aminatu Haidar, como hizo el pasado fin de semana el presidente del PP, Mariano Rajoy.

Asimismo, apuntó que el acuerdo comercial de 2003, firmado bajo el Gobierno de José María Aznar, era entonces para el PP "excepcional y maravilloso" y ahora se ha modificado pero "manteniendo los mismos conceptos de control de entrada, contingente, calendarios y precios de entrada".

Cuando se firmó el acuerdo euro-marroquí de 2003, el entonces ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, lo calificó de "equilibrado" y dijo que no tendría "ninguna incidencia" en el sector agrícola español por el hecho de pasar de 175.000 toneladas de tomate marroquí a 220.000 en un plazo de cuatro años, cifra que el acuerdo firmado la semana pasada ampliará hasta las 285.000 toneladas a partir del cuarto año de vigencia del pacto, es decir, 2015.

En 2003, el entonces vicepresidente segundo y actual líder del PP andaluz, Javier Arenas, dijo que aquel acuerdo no afectaría a los productores españoles de hortalizas y se mostró "convencido" de que no podría "afectar negativamente al cultivo de tomate en España ni Andalucía". El ex ministro de Trabajo, que también ha vinculado la resolución del caso Haidar con el acuerdo agrícola, cree que con este Marruecos verá cómo sus intereses agrícolas "se refuerzan en perjuicio de los de los agricultores españoles y de los que cultivan productos como el tomate, las frutas y hortalizas".