Público
Público

Empresarios, sindicatos y políticos ven bien al nuevo ministro de Trabajo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Empresarios, sindicatos y políticos valoraron hoy el nombramiento del nuevo ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, por su experiencia al frente de las políticas de empleo, al tiempo que el Gobierno reconoce que llega en un momento "muy complicado" por la elevada tasa de desempleo.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apuntó que Gómez es un "gran conocedor y un gran experto en lo que afecta a empleo, a las relaciones laborales y a las políticas activas de empleo" y aseguró que tiene "gran confianza" en él.

No obstante, la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, reconoció que Gómez se enfrenta a una situación muy compleja debido al alto paro y a las reformas económicas y laborales que están en marcha.

Por su parte, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, valoró la "amplia experiencia" del nuevo ministro en el diálogo social y recordó que la patronal le ofrece "diálogo constructivo y colaboración".

Los sindicatos tampoco vieron mal el nombramiento de Gómez y el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, confió en que tenga capacidad para poder rectificar la reforma laboral.

Toxo, que dijo que tuvo el "gusto de saludar" al nuevo ministro durante la manifestación del día de la huelga general, esperó que como afiliado de UGT las políticas de Gómez se "correspondan" con las prioridades del país.

En el mismo sentido se pronunció el secretario de Organización y Comunicación de UGT, José Javier Cubillo, quien le pidió "independencia de opinión", al tiempo que achacó al "éxito" de la huelga general la remodelación del Gobierno.

Asimismo, el todavía ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, afirmó sobre su sustituto que le parece "muy bien" ya que es un "buen amigo" y señaló que en los dos años y medio que ha estado en el Ministerio ha hablado y colaborado mucho con Gómez.

También los portavoces parlamentarios políticos de la comisión no permanente del Pacto de Toledo, que debate la reforma de las pensiones, se mostraron a favor del nombramiento de Gómez y señalaron que puede dar un impulso al mercado laboral y, en particular, a la reforma de las pensiones.

Por otra parte, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, valoró que el nuevo ministro de Trabajo haya sido "uno de los padres" del Estatuto del Trabajo Autónomo y confió en que entre sus prioridades esté el pleno desarrollo de esta norma.

En cuanto al cambio en el ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, la nueva ministra, Rosa Aguilar, afirmó que afronta con "mucha ilusión, mucha fuerza y muchas ganas" esta responsabilidad en la que trabajará "al cien por cien".

Sin embargo, su nombramiento ha recibido la crítica de IU y su diputado Gaspar Llamazares dijo que "como al presidente del Gobierno le gusta la estética, hace un guiño a la izquierda", aunque ese guiño "tiene muy poca credibilidad".

Respecto a la eliminación del Ministerio de Vivienda la ex ministra de esta cartera María Antonia Trujillon afirmó que este departamento "tocó techo" ya en 2007 cuando ella lo abandonó, al carecer de un mayor número de competencias de las que en un principio se le habían atribuido.

Trujillo no cree que el Ministerio de Fomento, del que dependerá ahora Vivienda, pueda asumir asuntos como el de la reordenación del territorio porque depende del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

En sentido contrario, el grupo de las grandes inmobiliarias, el G-14, considera positivo que las competencias de vivienda pasen al Ministerio de Fomento, porque su titular, José Blanco, "aúna capacidad política y sentido común", mientras que la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima) valoran que las políticas de vivienda dependan de un Ministerio "con más peso".