Público
Público

Empresas de Brasil, Chile y México entran en lista de "compañías globales"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Empresas de Brasil, Chile y México están entre las 19 nuevas incorporaciones de este año a la lista de 100 compañías de economías emergentes que se están convirtiendo en peligrosas competidoras de multinacionales de países avanzados, se publicó hoy en el Foro Económico de Davos.

Según la consultora Boston Consulting Group, que cada año saca una lista anual de "corporaciones globales que están sacudiendo el orden mundial tradicional", estas compañías se están sumando rápidamente a la elite multinacional.

Las empresas chinas dominan la lista, con un total de 36, seguidas de las indias (20), brasileñas (14), mexicanas (7) y rusas (6).

Entre las nuevas entradas, este año figuran la brasileña Camargo Correa Group, la chilena Falabella y la mexicana Mexichem.

Por primera vez han entrado también compañías de Oriente Medio, con cuatro de Emiratos Árabes Unidos y una de Kuwait.

Entre los sectores, las empresas de la lista van desde industrias de recursos naturales y metalurgia, hasta alimentarias y fabricantes de coches.

Entre las características de estas empresas es que juntas tuvieron en 2007 unos ingresos de 1,5 billones de dólares y que han alcanzado o superado a rivales mucho más antiguas de EEUU, Europa o Japón.

"Para aquellos que se muevan rápidamente, esas empresas que las desafían se pueden convertir en clientes, suministradores o socios estratégicos. Para quienes no lo hagan, se convertirán en duros competidores", advirtió hoy David Michael, coautor del informe y socio de la consultora.

Además de algunos nombres muy conocidos, como el grupo chino Lenovo o el indio Tata, este año se han incorporado otras menos conocidas, como la fabricante de herramientas china Dalian.

Los beneficios de estas empresas "desafiantes" crecieron un 29 por ciento cada año, en dólares, entre 2005 y 2007.

Aunque tampoco han sido totalmente inmunes a la actual crisis mundial, el informe señala que estas empresas han sabido adaptarse rápidamente al nuevo ambiente económico, mediante su diversificación geográfica, optimización de sus cadenas de suministro, mejora de su productividad, transmisión de sus costes a otros cuando ha sido posible y búsqueda de apoyo de los gobiernos.