Publicado: 28.11.2013 07:43 |Actualizado: 28.11.2013 07:43

Las empresas ganan más, pero pagan menos impuestos

Hasta septiembre, los beneficios habían crecido un 18%, mientras la recaudación por Sociedades bajaba un 8,4%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los últimos datos oficiales conocidos, tanto del Banco de España como del Ministerio de Hacienda, ponen de manifiesto una paradójica realidad: los resultados de las empresas, en líneas generales, han mejorado sustancialmente en lo que va de año, pero eso no se ha traducido en una mayor aportación suya al sostenimiento del Estado por la vía de los impuestos.

El informe de la Central de Balances del Banco de España, publicado esta semana, es concluyente: entre enero y septiembre de 2013, las empresas no financieras ganaron un 18,1% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, como consecuencia de la buena marcha de las exportaciones, de la reducción de las tensiones en los mercados y del recorte de los costes laborales.

Para calibrar la importancia de esta mejora hay que tener en cuenta que, durante los nueve primeros meses de 2012 ("un momento singularmente crítico para la economía", según el Banco de España), los beneficios empresariales habían retrocedido, en su conjunto, nada menos que un 65,3%, siempre a tenor de los registros que constan en la Central de Balances.

Sin embargo, los ingresos derivados del Impuesto de Sociedades no reflejan, al menos hasta ahora, esta mejoría: hasta septiembre, la recaudación había descendido un 8,4%, a pesar del aumento de las bases imposibles detectado durante el tercer trimestre del año en cursos, que fue del 9,7%, según la información disponible en la Agencia Tributaria.

Si se incluye octubre, mes en que se produce el segundo pago fraccionado del impuesto, los ingresos por Sociedades suben un 10,6%, todavía muy por debajo del 18,1% de aumento de los beneficios que refleja la Central de Balances para el periodo comprendido entre enero y septiembre.

La mejora de los resultados de las empresas no sólo ha tenido, de momento, un impacto muy limitado en la recaudación, sino que ha coincidido con una fuerte reducción de puestos de trabajo, lo que demuestra que, pese a los mensajes optimistas del Gobierno, basados en las últimas estadísticas oficiales sobre la evolución del mercado laboral, el ajuste del empleo aún no ha terminado.

Entre enero y septiembre de 2013, un 56,2% de las empresas inscritas en la Central de Balances del Banco de España efectuaron recortes de plantilla, con mayor incidencia en los contratados temporales, cuyo número bajó un 9,3%, que en los fijos (-1,5%).