Publicado: 15.11.2013 14:47 |Actualizado: 15.11.2013 14:47

La empresas de limpieza bajan los despidos a 292 pero los sindicatos vuelven a rechazar el acuerdo

Según representantes de UGT, para que acabe la huelga las concesionarias deben retirar los EREs. El plazo del Ayuntamiento para que Tragsa comience a trabajar finaliza a las 17 horas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El tiempo para que acabe el plazo que dio Ana Botella para que llegue el acuerdo que ponga fin a la huelga de limpieza y jardinería está agotándose, pero las partes del conflicto siguen sin ponerse de acuerdo.

Los sindicatos han vuelto a rechazar la última oferta realizada este viernes por las tres empresas que presentaron despidos (FCC, OHL-Ascan y Sacyr) al considerarla "insuficiente". Según ha informado a Público Juan Carlos del Río, responsable de UGT en la negociación, las empresas han reducido considerablemente la cifra inicial de despidos, de 1.134 a 292, sin embargo, afirma Del Río, "son ofertas en la misma línea que las anteriores y no vamos a ceder", ya que "nuestra línea roja empieza con cero despidos".

"Mientras no retiren todos los despidos no se va a concretar el final de la huelga" Las empresas han ido reduciendo progresivamente el número de despidos desde que comenzó la huelga, pero según los sindicatos la contrapartida de esas ofertas pasan por reducciones salariales y otras medidas aún más lesivas para los trabajadores.

"Nos han ofrecido a cambio aumentar de 30 días a 45 el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), que nos dejaría sin empleo y sin sueldo durante esos días los primeros cuatro años de concesión", asegura Del Río. "Hemos negociado algunas cuestiones y se están mostrando con un carácter más negociador, pero mientras no retiren todos los despidos no se va a concretar el final de la huelga", ha asegurado el sindicalista.

La negociación de los EREs es solo uno de los dos frentes que hay abiertos para que se solucione el conflicto, ya que ha llegado a los 11 días de paro. El otro escollo es la negociación del nuevo convenio colectivo, en el que están inmersas las cuatro empresas concesionarias. El jueves, empresas y sindicatos volvieron a chocar en este acuerdo. La tarde de este viernes habrá otro encuentro negociador. "Anular los despidos sería el primer paso para que hubiera un acuerdo con el convenio", ha señalado Del Río.

El Ayuntamiento aseguró ayer que la empresa pública Tragsa ya está preparada para hacerse cargo de los servicios mínimos este sábado si la tarde de hoy no se llega a una acuerdo.

Mientras, a Ana Botella se le ha abierto un nuevo conflicto en su modelo de gestión de los servicios públicos mediante los contratos integrales. Los jardineros de parques históricos de Madrid se han puesto en huelga este viernes ante el temor a que la empresa concesionaria Urbaser, que realizó una "bajada temeraria" en el presupuesto de adjudicación de la contrata, anuncie un ERE para que el contrato le aporte más beneficios, como ya hicieron las empresas de limpieza viaria y jardinería.

Botella respondió a Público en su última rueda de prensa que su modelo de gestión supone "una mejora para todos los madrileños" porque permite ahorrar dinero y consigue más eficiencia. De momento ya se han convocado dos huelgas en las empresas adjudicatarias de dos de estos contratos.