Público
Público

Las empresas no creen que la deuda europea frene la recuperación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis de la deuda europea no debería descarrilar la recuperación económica, aunque el crecimiento se mantendrá moderado éste y el próximo año, socavado por los problemas financieros de los gobiernos y una posible sobrerregulación, dijo un grupo empresarial.

En la presentación de su pronóstico semestral, BusinessEurope dijo el lunes que la economía de los 16 países de la zona euro crecerá un 1,0 por ciento este año y un 1,3 por ciento en 2011, una revisión ligeramente a la baja frente a las cifras publicadas en febrero.

La asociación empresarial estima que Alemania crecerá un 1,8 por ciento y un 1,4 por ciento en 2010 y 2011, respectivamente, Francia lo hará en un 1,7 y un 1,4 por ciento, mientras que España, golpeada duramente por la crisis, tendría una contracción del 0,8 por ciento este año, para crecer un magro 0,3 por ciento en 2011.

Para toda la Unión Europea, el grupo espera un crecimiento del 1,1 y del 1,6 por ciento para éste y el próximo año, impulsado por la expansión de países de fuera de la zona euro como Polonia, donde se estima que el Producto Interior Bruto crezca un 3,2 y un 3,8 por ciento, respectivamente.

"El efecto dominó de la crisis de la deuda soberana es una importante fuente de incertidumbre actualmente, pero no se espera que retrase la recuperación en nuestro escenario base", dijo el grupo, que representa a 20 millones de empresas.

Los gobiernos de Europa están recortando sus gastos después de que la crisis fiscal griega amenazara con propagarse a otros países, afectando al euro y a las bolsas. Los líderes de la UE se vieron obligados a establecer un mecanismo de ayuda por valor de un billón de dólares para los países con problemas.

Pero BusinessEurope señaló que la sólida demanda por las exportaciones europeas, ayudada por la debilidad del euro, debería permitir que la economía se recupere de su peor crisis en décadas, a pesar de la floja demanda del consumidor derivada del elevado nivel de desempleo.

"Actualmente, las exportaciones son el principal factor que contribuye al crecimiento en nuestro continente. Esto refleja en gran medida el repunte en el comercio global", señaló la asociación.

Sin embargo, la entidad cree que los riesgos de que la crisis salpique a la economía real son elevados.

"Esta incertidumbre se ha acentuado recientemente por un resurgimiento de la inestabilidad en los mercados financieros ligada a los crecientes temores sobre la sostenibilidad fiscal (...); esta incertidumbre está socavando la confianza de la economía europea", dijo BusinessEurope.

El grupo señaló que a menos que se reestructure el mercado laboral de la zona euro, el paro de la región se mantendrá elevado, en un 10,4 y 10,6 por ciento en este año y el siguiente, lo que frenaría la recuperación.

Una regulación financiera considerada excesiva por el grupo es otra amenaza para la actividad económica, dijo BusinessEurope. La UE está debatiendo una serie de reformas a la normativa financiera para evitar la repetición de los comportamientos de riesgo de los bancos, fondos y aseguradoras que acentuaron la crisis.

"Mayores requerimientos de capital, más allá de ciertos niveles de estabilidad, podrían dañar potencialmente las finanzas de las empresas, teniendo efectos negativos en la economía en general", señala la entidad empresarial.

El grupo estima que la inflación en la zona euro se aceleraría un 1,3 por ciento en 2010 y un 1,4 por ciento en 2011, desde el 0,3 por ciento en 2009.