Público
Público

Las empresas siempre ganan: 1.222 millones para bonificar los contratos a parados

Los Presupuestos de 2014 indican cómo ve el Gobierno el país: prevé menos nacimientos, menor inversión privada en I+D+I, menos despidos y una caída en la venta de pisos. Pero, sobre todo, confía en los empre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Presupuestos Generales del Estado son una herramienta muy precisa para determinar no sólo cómo ve el Gobierno de turno la economía, sino cómo ve el país en general. Escudriñar en la ingente montaña de datos económicos reporta a aquel que tenga la paciencia de hacerlo más de una sorpresa: podrá deducir, por ejemplo, que el Gobierno cree que va a haber menos nacimientos, menos trabajadores despedidos o que se van a vender menos pisos.

En ese sentido, los Presupuestos de 2014 diseñados por el Gobierno del PP no son una excepción: el Ejecutivo de Rajoy se retrata. Las empresas no salen mal paradas en las cuentas públicas del año que viene. De entrada, aumenta la partida de dinero destinada a bonificar la contratación de parados: el Estado descontará 1.222 millones de euros en las cuotas de la Seguridad Social a las empresas que contraten a desempleados. Pero, además, el Presupuesto de beneficios fiscales, que no es otra cosa lo que el Estado deja de ingresar de los impuestos —fundamentalmente IRPF, IVA y Sociedades— por exenciones, bonificaciones y deducciones, sirve como prueba del algodón.

El Estado calcula que en 2014 dejará de ingresar 39.360 millones de euros por los benficios fiscales, un 1,6% menos que en 2013. Por tipo de impuesto, destaca el descenso de los beneficios en el IRPF, que caen un 5,2%, hasta los 15.513,6 millones de euros. Por contra, en el caso del Impuesto sobre Sociedades, la magnitud de los beneficios fiscales a las empresas asciende un 7,3%, hasta los 3.309,9 millones de euros. En términos relativos, las deducciones fiscales a las empresas son mayores que a las personas.

En términos relativos, las deducciones fiscales a las empresas son mayores que a las personas

Pero si hablamos de bonificaciones —en este caso en las cuotas de la Seguridad Social—, hay un dato que merece la pena mencionar: el Gobierno del PP destinará 1.222 millones de euros a bonificar la contratación de trabajadores en paro. Esa, desde luego, es una buena noticia (o no es tan mala como otras): la cifra representa un incremento del 21% sobre 2013, cuando esas bonificaciones fueron de 1.004 millones. Pero la cifra de 2014, aunque superior a la de 2013 y 2012 —ese año año, en el primer presupuesto del PP, apenas se destinaron 525 millones—, se queda muy lejos de las bonificaciones que concedió el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero en sus dos últimos años en el poder: 2.850 millones en 2010 y 2.450 en 2011. Pero quizás lo que más llama la atención es que estas ayudas crecen en un año en el que según las estimaciones del Gobierno se producirá una 'creación neta de empleo' del 0,1% (aunque sea por el efecto de realizar un ajuste entre empleos temporales e indefinidos).

Hay un dato, sin embargo, que no invita al optimismo: en el apartado de 'deducciones por actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica' la cuantía baja un 13,5%, de 281 millones en 2013 a 243 el año próximo. Esto implica, ni más ni menos, que las empresas españolas están invirtiendo cada vez menos en I+D+i, con lo que pierden la deducción que podrían obteneren el Impuesto de Sociedad  por esa inversión.

En cuanto a los parados, el Gobierno contempla menos exenciones de las indemnizaciones por despido. Si en 2013 dejará de ingresar 201 millones, en 2014 dejarán de entrar en la caja 137 millones, un 31,8% menos. ¿Qué significa este dato? Básicamente, que las indemnizaciones de 20 días por año trabajado se han generalizado y que el Gobierno cree que los despidos van a ser muchos menos que en años anteriores.

El escudriñador también podrá deducir que el Gobierno cree que en 2014 habrá menos nacimientos. La deducción por maternidad en el IRPF cae casi un 6%, de 806 millones que dejó de ingresar en 2013 a 759 millones en 2014. Lo mismo ocurre con la vivienda: la exención por reinversión en vivienda habitual (vender una casa e inmediatamente después comprarse otra) también caerá un 15% según las previsiones del Gobierno: no hay que ser muy listo para inferir que el equipo de Mariano Rajoy prevé que el mercado inmobiliario seguirá en estado de coma.