Público
Público

Se encuentra un nuevo autorretrato de Miguel Ángel en la Capilla Paulina

El autorretrato muestra, según los expertos, a un Miguel Ángel con una expresión triste

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El genio del Renacimiento, Miguel Ángel Buonarotti, no deja de sorprender. Uno de sus autorretratos ha sido descubierto en la recién restaurada Capilla Paulina en el Vaticano, según ha informado hoy el diario La Repubblica.

El descubrimiento ha suscitado el interés de críticos y estudiosos del maestro renacentista. Uno de ellos, el jefe de los restauradores de los Museos Vaticanos, Maurizio De Luca, ha comentado que en uno de los frescos, el de la Crucifixión de San Pedro, aparece un 'autoritario' Miguel Ángel con turbante azul como uno de los tres caballeros romanos que acompañan la crucifixión, a la izquierda de la escena.

De la misma opinión es el director de los Museos Vaticanos, Antonio Paolucci, quien precisa que el personaje retratado podría ser Miguel Ángel, pero más joven, pues en aquella época el artista tenía 70 años. Además, Paolucci ha destacado el gran trabajo de restauración que se ha llevado a cabo.

El autorretrato recién descubierto ha despertado el interés de muchos otros estudiosos del arte renacentista y, más concretamente, de Miguel Ángel. Entre estos investigadores se encuentra su biógrafo y restaurador, Antonio Forcellino, quien habla de una 'restauración maravillosa que ha devuelto el esplendor original a la Capilla Paulina'

Pero además del gran trabajo de restauración, Forcellino también ha hablado sobre el autorretrato propiamente dicho. En su opinión, en esta obra 'aparece, de modo evidente, el tormento que caracterizaba el ánimo del artista, como en cada personaje y en su obra'.

De la misma opinión es la experta Cristina Acidini, del Polo Museale Romano. Acidini considera que el rostro de Miguel Ángel se parece mucho al famoso retrato del genio pintado por Daniele da Volterra en 1541, y que 'su expresión es de sufrimiento, triste, tensa, como si comprendiese la injusticia que se está llevando a cabo' al crucificar a San Pedro boca abajo.

Después de siete años de trabajos, la monumental Capilla Paulina ha recuperado su esplendor, tras concluir la restauración de la decoración pictórica y plástica del recinto que custodia los últimos dos frescos de Miguel Ángel: la 'Conversión de Saulo' y la 'Crucifixión de San Pedro'.

La restauración fue presentada el pasado día 30 en el Vaticano y el papa Benedicto XVI la inaugurará el próximo sábado con la celebración de las Vísperas.