Público
Público

Encuentran los cadáveres de la pareja holandesa desaparecida hace dos semanas en Murcia

Los cuerpos estaban semienterrados en una parcela de limoneros del municipio de Alquerías. La Policía ha detenido a tres personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía Nacional ha encontrado los cadáveres de la exjugadora internacional de voleibol Ingrid Visser y de su pareja sentimental en una zona de huerta de la pedanía murciana de Alquerías.

Tres personas han sido detendidas en relación a este caso. Dos de los detenidos, de 47 y 60 años, tienen nacionalidad rumana; hay un tercero de nacionalidad española, de 36, que ya fue arrestado el pasado sábado en Valencia. La Policía Nacional detuvo este lunes también en Valencia a los dos rumanos. La detención tuvo lugar en el domicilio valenciano que ocupaban estas dos personas, según informaron fuentes de la delegación del Gobierno en un comunicado. 

Los cuerpos sin vida de Ingrid Visser, de 36 años, y de su novio, Lodewijk Severin, de 57, fueron hallados semienterrados en una parcela de limoneros situada junto a una vivienda de la calle Serafín de Alba de la citada población.

La Policía, que hasta el momento no ha facilitado datos sobre esta investigación, trabajó hasta las dos y media de la madrugada en el lugar de los hechos, una zona que dista alrededor de doce kilómetros de la ciudad de Murcia.

El juzgado ha declarado secretas las investigaciones sobre el caso.  El alcalde pedáneo de la localidad murciana de Alquerías, Francisco Zamora, explicó a EFE que el lugar donde fueron encontrados los cadáveres de la exjugadora internacional de voleibol Ingrid Visser y de su pareja tiene un acceso 'muy difícil', por lo que se mostró convencido de que los autores del crimen conocen la zona.

'El acceso a esa zona de huertos es muy difícil, hay que atravesar un canal y para transportar los cuerpos por ahí hacen falta al menos tres o cuatro personas', ha asegurado el alcalde pedáneo, quien ha reiterado que 'los que los enterraron conocían la zona porque hay varios huertos y eligieron el que era más fácil de cavar'. Ha indicado que los cuerpos se encontraban dentro de un hoyo de dimensiones 'considerables', donde todavía esta mañana 'había restos de sangre y efectos personales de la pareja', y que, junto al hoyo, habían colocado unos bloques, 'que parece que los autores del crimen habían usado para descansar mientras cavaban'. 

Zamora indicó que tuvo conocimiento del hallazgo de los cadáveres alrededor de la una de la madrugada y que éstos habrían sido localizados por la Policía tras 'la declaración prestada por un hombre detenido en Valencia ayer en relación con la desaparición de la pareja'. El delegado del Gobierno, Joaquín Bascuñana, comparece a las 11.00 horas para informar sobre la investigación, acompañado de un responsable de Policía Nacional.

Ingrid Visser y su novio fueron vistos por última vez en la tarde del lunes 13 de mayo a su salida del hotel Churra de Murcia, donde habían reservado una estancia de dos noches para acudir a una cita médica a la mañana del día siguiente, aunque los motivos de esta cita fueron mantenidos en secreto por la familia en todo momento, al entender que no era 'relevante' para la investigación

Esta pareja llegó a Murcia procedente del aeropuerto de Alicante, a donde habían volado desde Amsterdam, y la alerta sobre su desaparición fue dada por la familia el 15 de mayo, día en que debían volar de regreso a su país.

Ingrid Visser, con 1,90 metros de altura, delgada, rubia y con ojos azul claro, era muy conocida en su país porque había sido e jugadora internacional con la selección holandesa en más de 500 ocasiones, al tiempo que había sido integrante de varios equipos españoles. De hecho, militó en el CAV Murcia 2005 entre los años 2009 y 2011.

Durante el tiempo que formó parte de la plantilla del CAV Murcia 2005 residió en Murcia con su pareja Lodewijk hasta que, en 2011, ella decidió poner punto y final a su carrera profesional. Después decidieron regresar a Holanda, pero en los últimos dos años han vuelto en varias ocasiones a Murcia para pasar unos días, porque les gustaba la Región y le tienen 'cariño'.

El lunes, 13 de mayo, comenzó su última visita. La pareja alquiló un coche en el aeropuerto, un Fiat Panda de color negro con matrícula 9254 GTC, con el que se desplazó hasta Murcia, donde se hospedaron en el hotel Churra-Vistalegre. Ese mismo lunes fue el último día en el que se les vio con vida: tras registrarse en la recepción del hotel, volvieron a coger el coche por la tarde y desaparecieron. La familia fue la que dio la voz de alarma al advertir, angustiada, que la pareja no había regresado a Holanda el miércoles, 15 de mayo, como estaba previsto. La pareja tampoco acudió a la cita médica que tenía prevista, tal y como confirmó la clínica, lo que activó un dispositivo de búsqueda por parte de la Policía Nacional.

La familia de los desaparecidos decidió dar una rueda de prensa el pasado martes, a través de su abogada y portavoz, Miriam Van de Velde. Van de Velde confirmaba que la pareja mantenía una relación buena y estable desde hace cinco años y no estaban casados, aunque vivían juntos. Así, confirmaba que no había tenido ningún problema profesional ni familiar hasta ahora.

En este sentido, Van de Velden negó que la ex jugadora de voleibol sufriera ninguna amenaza durante su carrera deportiva y no se le conocían enemigos. La portavoz también rehusó dar información sobre la forma en la que la pareja se ganaba la vida en la actualidad, al entender que se trataba también de una información que no era 'relevante' para la desaparición. No obstante, puntualizó que ella era 'una persona normal que se había dedicado al deporte a un nivel alto, pero tampoco nada exagerado'.