Público
Público

El Endeavour despega hacia la estación espacial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El transbordador espacial Endeavour despegó el lunes desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, llevando a seis astronautas en un viaje en el que instalarán las últimas dos piezas importantes de la Estación Espacial Internacional.

El despegue a las 04:14 hora local (09:14 GMT) interrumpió la tranquilidad de la madrugada con un bramido ensordecedor y una columna de fuego brillante que hizo resplandecer al oscuro cielo de Florida como si fuera de día.

"Qué hermoso lanzamiento tuvimos esta mañana", dijo Bill Gerstenmaier, administrador asociado de la NASA para vuelos espaciales. "Este es un gran comienzo para un misión muy complicada".

Las nubes bajas forzaron a la NASA a posponer el primer lanzamiento, previsto inicialmente para el domingo en la mañana. Nubes aisladas también amenazaron la visibilidad el lunes, pero se despejaron a tiempo para cumplir con los parámetros de seguridad de vuelo e iniciar la misión de 13 días del Endeavour.

El transbordador, que tiene previsto llegar el miércoles, lleva el último nódulo conector y una cúpula con siete ventanas para permitir a la tripulación tener vistas panorámicas fuera de la estación. Los astronautas del Endeavour las instalarán durante tres paseos espaciales.

Los módulos fueron construidos en Italia y completarán el montaje estadounidense del puesto orbital, un proyecto de 100.000 millones de dólares (unos 73.000 millones de euros) y 16 países que lleva en construcción desde 1998.

Quedan cuatro misiones más para entregar plataformas de carga, repuestos y experimentos antes de que la flota de transbordadores se retire este mismo año. El lanzamiento del lunes fue el último programado para despegar en la oscuridad.

"Cada lanzamiento es un poco agridulce", dijo Mike Moses, administrador del programa de transbordador en el Centro Espacial Kennedy. "Estamos un paso más cerca del fin".

Estados Unidos no tiene previsto de momento reemplazar los transbordadores, que comenzaron a volar en 1981. A corto plazo, la NASA pagará a Rusia, que cobra 50 millones de dólares por cada plaza en sus Soyuz.

El programa de cápsulas de la agencia espacial estadounidense se podría cancelar por su elevado coste, con lo que destinaría 6.000 millones de dólares en cinco años para ayudar a las empresas privadas a fabricar taxis espaciales.