Publicado: 27.05.2014 17:09 |Actualizado: 27.05.2014 17:09

Endesa e Iberdrola pedirán reabrir la central nuclear de Garoña hasta 2031

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo de Administración de Nuclenor, del que forman parte al 50% Iberdrola y Endesa, ha acordado pedir la renovación de la autorización de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) hasta 2031, una fecha con la que la planta atómica burgalesa se situaría en los 60 años de edad.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha condicionado hoy la reapertura de la central al visto bueno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en un informe que llevará "varios meses" y que "probablemente" no estará terminado hasta dentro de un año. Este informe determinará las condiciones que tendrá que cumplir la central en caso de que se pueda conceder la prórroga antes de reiniciar su actividad.

Según han confirmado fuentes de Nuclenor, la decisión de pedir la reapertura de la central se ha tomado en la reunión extraordinaria del Consejo de Administración. Se basa en lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 28 del Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas, modificado mediante Real Decreto 102/2014, del 21 de febrero, para la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos.

El titular de Garoña disponía hasta el 6 de julio próximo para pedir dicha renovación al haber parado su actividad por razones económicas y no de seguridad.

Endesa e Iberdrola decidieron cerrar esta planta atómica en Diciembre del 2012 porque ya no era rentable, desde el punto de vista económico, tras la decisión del gobierno de crear un nuevo impuesto para gravar los residuos nucleares.

La empresa considera que un marco temporal de explotación "de estas características es necesario para hacer viable el proyecto y proporcionaría la estabilidad y certidumbre adecuada para acometer las inversiones precisas", refiriéndose a su petición de apertura hasta 2031.

La solicitud va acompañada de la documentación que acredita el cumplimiento de los requisitos exigidos para la renovación de la autorización de explotación, tal como figuraba en la última solicitud presentada.

El titular añade que la documentación incluida "demuestra" que se dispone de un adecuado control del comportamiento de las estructuras y equipos de la central y permite asegurar su capacidad para realizar las funciones de seguridad a largo plazo.

Asimismo, incluye el programa de inversiones y modificaciones de diseño asociadas a las pruebas de resistencia y las Instrucciones Técnicas Complementarias del Consejo de Seguridad Nuclear.

Al mismo tiempo, en un comunicado, Nuclenor "se compromete" a desarrollar (antes de cargar combustible en el reactor de la central) las modificaciones de diseño que fueron requeridas con anterioridad por el CSN en su informe Ministerio, sobre las modificaciones sobre el aislamiento de contención, la independencia de sistemas eléctricos, protección contra incendios y nuevo sistema de tratamiento de gases de reserva (SBGT).

El Foro de la Industria Nuclear ha manifestado que "celebra" la decisión de Nuclenor de presentar la solicitud para renovar el permiso de explotación de la central de Santa María de Garoña.

La electricidad producida en la central nuclear equivale al 6% de la producción nuclear española. El Foro de la Industria Nuclear recuerda en un comunicado que cerca de 1.500 familias dependen directa o indirectamente del funcionamiento de la instalación.

Además, destaca que el conjunto del impacto económico en los últimos diez años de la planta en su entorno se sitúa por encima de los 355,5 millones de euros destinados a compras, contrataciones, empleo, impuestos y tasas.