Publicado: 07.12.2013 16:41 |Actualizado: 07.12.2013 16:41

Los enemigos de Putin no serán amnistiados

Opositores y activistas como el empresario Jodorkovski o las Pussy Riot no serán objeto de clemencia ya que, según el presidente ruso, ésta "sólo afectará a individuos que no hayan cometido crímenes cont

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha echado un jarro de agua fría a los que pensaban que sus principales enemigos, los opositores y el empresario Mijaíl Jodorkovski, serían liberados en la amnistía por el 20 aniversario de la Constitución.

"La amnistía sólo afectará a aquellos individuos que no hayan cometido crímenes graves o delitos que incluyan acciones violentas contra representantes del poder, en concreto y principalmente, los miembros de las fuerzas del orden", dijo Putin el miércoles en su residencia campestre de Novo-Ogariovo.

Por de pronto, los manifestantes procesados por participar en los violentos disturbios antigubernamentales del 6 de mayo de 2012 y que han sido declarados presos políticos por Amnistía Internacional no figurarán entre los casi 100.000 presos que podrían salir en libertad después de la onomástica del 12 de diciembre.

El Comité de Derechos Humanos (CDH) adjunto al Kremlin, que presentó el proyecto de amnistía universal a Putin, había expresado en un principio su esperanza en que figuras como Jodorkovski, su socio Platón Lébedev, las Pussy Riot y los activistas opositores fueron objeto de clemencia.

De hecho, el proyecto del CDH alude específicamente, aunque sin citar nombres, a los condenados por participar en manifestaciones, mítines o actos públicos que no hayan causado graves daños ni personales ni materiales.

No obstante, tras la reunión esta semana con Putin, quien mantiene que en Rusia no hay presos políticos, ya quedó claro que la mayoría de beneficiarios de la amnistía serán delincuentes comunes, mujeres con niños y embarazadas, veteranos de guerra o inválidos.

"Creo que (Jodorkovski) no entrará", afirmó Mijaíl Fedótov, presidente del CDH, quien hasta ahora se había negado a mencionar nombres concretos.

Fedótov recordó que, en consonancia con la tesis propuesta por el jefe del Kremlin, el código penal considera delitos graves, entre los que figuran los económicos, aquellos que acarreen penas de hasta 10 años de cárcel.

"Con esto está todo dicho. Partiendo de este planteamiento, por supuesto, la amnistía no afectará a Jodorkovski", que debería abandonar a mediados del próximo año la cárcel siberiana en la que se encuentra desde 2005, señaló.

Pero eso no es todo, ya que el Fiscal adjunto, Alexandr Zviaguintsev, aseguró que el multimillonario aún es objeto de varias investigaciones penales, entre ellas una acerca de lavado de dinero por valor de 10.000 millones de dólares.

"Efectivamente, en relación con él (Jodorkovski) y otra serie de individuos se están investigando varios casos penales que tienen buenas perspectivas judiciales", dijo.

En cuanto a su posible amnistía, Zviaguintsev manifestó que "Jodorkovski fue condenado y cumple una pena en virtud de un fallo judicial por un delito especialmente grave cometido por un grupo organizado". "Saquen sus propias conclusiones", agregó.

Al respecto, el abogado de Jodorkovski, Vadim Kliuvgant, aseguró que los fiscales encargados de la instrucción del caso de la petrolera Yukos, que Jodorkovski convirtió en la mayor del país, no investigan actualmente ningún caso penal.

"El grupo de instrucción fue creado hace 11 años y sigue falsificando expedientes penales en relación con los imputados por el caso Yukos", dijo a Interfax.

Putin ha asegurado en varias ocasiones que el otrora hombre más rico de Rusia tiene la conciencia manchada de sangre, ya que el jefe de seguridad de la expropiada Yukos es acusado de varios asesinatos.

Tampoco hay esperanzas de que las encarceladas integrantes del grupo Pussy Riot, Nadezhda Tolokónnikova y María Aliójina, que cumplen dos años por su plegaria punk en la Catedral de Cristo Salvador, se vean beneficiadas por la clemencia de las autoridades.

De poco vale que Aliójina denunciara otra vez esta semana los abusos de los que son víctimas las internas en la prisión de Nizhni Nóvgorod a la que ha sido trasladada.

La prensa ha dejado caer que los que sí podrían ser amnistiados son los 30 tripulantes del rompehielos de Greenpeace "Arctic Sunrise", que fueron puestos en libertad bajo fianza, pero que no pueden abandonar Rusia hasta la conclusión del proceso judicial por gamberrismo.

Mientras, el exministro de Defensa, Anatoli Serdiukov, destituido tras verse salpicado en un escándalo de corrupción, fue acusado esta semana únicamente de negligencia, cargo que no contempla pena de cárcel.

El Kremlin informó que en breve Putin remitirá el proyecto a la Duma o cámara de diputados, el único órgano que, según la Constitución que fue aprobada en referéndum el 12 de diciembre de 1993, tiene la facultad de declarar una amnistía.

Y los diputados ya han dejado claro que aprobarán una amnistía universal en línea con la tesis de Putin, de que ésta es un "acto de humanismo" que no debe beneficiar a los que hayan cometido actos de violencia, crímenes graves o delitos de sangre.