Publicado: 08.10.2014 12:27 |Actualizado: 08.10.2014 12:27

Las enfermeras de Alcorcón se enteraron por whatsapp de que estuvieron con una infectada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las enfermeras del Hospital de Alcorcón (Madrid) se enteraron en un grupo de whatsapp de que el caso de la auxiliar de enfermería en su centro era positivo en ébola. "La chica ha empezado con diarrea también. Chicas confirmado, me cago en la puta, hacia el Carlos III. Tengo los pelos como escarpias. Es positivo". Según publica Diario Enfermero, hasta entonces sólo había estado aislada con un biombo y un par de cintas. El personal, además, estuvo atendiéndola sin ninguna proteción. 

En un primer momento, la auxiliar infectada se dirigió al hospital Carlos III, pero no la atendieron. Según las enfermeras que cita Diario Enfermero, allí le dijeron que se fuera a su centro de referencia y que volviera en el caso de que diera positivo. "Unos días antes había ido al centro de salud", aseguran.

La paciente llegó a las Urgencias del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón cerca de las 1.00 horas del pasado lunes y ya advirtió a los trabajadores que la atendieron de que era probable que tuviese el virus. Mientras estuvo ingresada, a la espera de confirmarse el caso, permaneció durante varias horas en un box, separada del resto de pacientes que estaban en Urgencias, pero sólo fue aislada por un biombo. Las enfermeras aseguran que ni siquiera el personal sanitario que la atendió utilizó trajes individuales de bioseguridad (guantes dobles, traje cerrado con buzo y máscara protectora). "Tan sólo algún enfermero ha utilizado una mascarilla para entrar en su habitación", declaran.

"Los profesionales creíamos que se había diseñado un protocolo estricto de seguimiento de los 30 sanitarios que atendieron al segundo misionero, y que quienes tuviesen algún síntoma no iban a llegar a ningún centro de salud ni servicio de urgencias, ni serían trasladados en ambulancia convencional", dijo este martes el portavoz de la Plataforma de Centros de Salud, Paulino Cubero. Deberían tener "un punto de atención para ellos, con instrucciones muy claras y concretas, en el mismo hospital Carlos III y en condiciones de aislamiento", añadió.

Por otra parte, los celadores que estuvieron en contacto con ella tampoco están siendo controlados. "Se han ido a casa sin más. Sólo les han dicho que se tomen la temperatura. Estamos locos", explican las enfermeras del hospital de Alcorcón.

Esta situación provocó que este martes una treintena de sanitarios del hospital universitario Fundación Alcorcón se manifestaran en la entrada del centro para denunciar la falta de información.