Publicado: 29.10.2014 13:04 |Actualizado: 29.10.2014 13:04

Los enfermeros del ébola denuncian que son rechazados hasta por su familia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Uno de los principales problemas a tratar una vez se ha hecho frente a la crisis del ébola es la estigmatización. Así lo ha denunciado el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, en la presentación de la Declaración de Madrid de la Cumbre Mundial "Enfermería ante el ébola", clausurada este miércoles con una rueda de prensa.

En ella se ha dado muestra de una serie de testimonios de enfermeros del Hospital Carlos III que han estado en contacto con el virus, quienes son "repudiados" por sus compañeros de trabajo y familia. "Sus compañeros no quieren acercarse en el vestuario y en algunos casos, sus propios padres no quieren que vayan a su domicilio". A juicio de González Jurado esto se genera por la falta de información y el desconocimiento que hay en España.

Durante la cumbre han contado con las vivencias de 12 enfermeros que han estado en contacto tanto con Teresa Romero como con los dos misioneros repatriados, y todos han reconocido estar sufriendo rechazo. Incluso se llegan a preguntar por qué van a atender a un paciente si no tienen seguridad y se les va a criminalizar.

El director general de la Federación Europea de Enfermería, Paul de Raeve, ha admitido en la misma presentación haberse quedado en "estado de shock" tras escuchar a los enfermeros de España. 

Para González Jurado, "lo fundamental es trabajar desde la humildad y transparencia". Así, países sin recursos como Senegal han proporcionado una "respuesta fantástica" y han combatido el virus. "No sabían. Pidieron ayuda, la recibieron y lo hiciceron excelente". Noruega, con el mayor nivel de preparación y de recursos para afrontar una epidemia, admitió tras atender al primer paciente con ébola que sólo estaban capacitados para atender a 6 ó 7 casos similares. Pero en España, "creíamos que era cosa de África nada más". Ante esta situación novedosa, Jurado considera que tras analizar la experiencia, "se puede demostrar que haciendo las cosas bien, un profesional sanitario no se contagia". 

"Si seguimos diciendo que lo hemos hecho bien, seguiremos teniendo nuevos casos de ébola"

En ese sentido, considera prioritario saber reconocer los errores. "Si seguimos diciendo que lo hemos hecho bien, seguiremos teniendo nuevos casos de ébola". Al tiempo que señala la importancia de no dar por cerrado el caso de Teresa Romero. "Sería un error. Tenemos que seguir aprendiendo y buscar alternativas".

Tanto González Jurado como De Raeve y David Benton, director general del Consejo Internacional de Enfermería, también ponente en la presentación, señalan el grave error de no hacer partícipes de la solución a los enfermeros, que realizan el 95% de las actuaciones directas a los pacientes con ébola. "Nos estamos protegiendo frente al 5% de lo que está sucediendo. Es insuficiente", alerta Benton.

En cuanto a dimisiones, el presidente considera que el consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, debe renunciar a su puesto por vulnerar los derechos de Teresa Romero. "La actitud del consejero es inadmisible e inmoral". Asimismo, ha declarado que los médicos que han atendido a Teresa Romero y que han revelado información de la auxiliar de enfermería deberían abandonar la profesión y abrírseles un expediente disciplinario por incumplimiento del código deontológico. "Los colegios profesionales nos ganamos el respeto cuando protegemos la salud de los ciudadanos".

González Jurado se ha referido a las declaraciones efectuadas este martes por una doctora del Carlos III, en las que dijo que Teresa Romero no puede desmentir que se tocó la cara con un guante porque está grabado. "La información que una paciente hace al médico es confidencial, protegida constitucionalmente. Quien autoriza el uso de la información tiene que ser el paciente". 

La Declaración de Madrid recoge todas las conclusiones, acuerdos, recomendaciones y elementos esenciales —acordados por enfermeros de todo el mundo— que deben incorporarse a los actuales protocolos y procedimientos específicos para la atención a pacientes con sospecha de enfermedad por virus ébola para garantizar al máximo la seguridad de los profesionales, pacientes y ciudadanos en general.  

"La actitud del consejero es inadmisible e inmoral" 

La comunidad sanitaria internacional ha podido analizar a puerta cerrada, y con total libertad científica y profesional, todas y cada una de las experiencias vividas hasta el momento en la actuación ante los casos de ébola. La cumbre ha contado con la participación de enfermeros que han formado parte de los equipos que se han enfrentado en los últimos meses a los casos de ébola registrados en África y Europa. A partir de esas experiencias se ha creado un registro de incidencias a nivel internacional que ayudará a minimizar los riegos.

González Jurado ha afirmado que se deben centrar las ayudas y los recursos disponibles en África a fin de combatir la infección en los lugares de origen. "Mientras no lo erradiquemos desde ahí, estaremos en riesgo".

Los organismos participantes en la cumbre instan a los gobiernos a la creación de "entornos de trabajo seguros" como requisito previo a la prestación de asistencia a los pacientes infectados por virus del ébola. Asimismo, acuerdan crear de forma inmediata un Observatorio enfermero europeo de riesgos laborales, biológicos y de bioseguridad junto con un protocolo de la OMS y los procedimientos nacionales específicos que hasta ahora han sido omitidos. Dichas normas de actuación complementarán a un documento elaborado por un grupo de enfermeros expertos que han tenido relación directa con pacientes infectados en diversos países de Europa.

En el próximo Consejo Europeo informarán a los ministros de Sanidad de sus conclusiones y les pedirán la puesta en marcha de mecanismos para fortalecer los sistemas de salud.