Público
Público

Algunos enfermos son más felices al renunciar a la esperanza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Renunciar a la esperanza puede hacer en realidad que algunas personas que viven con una enfermedad grave se sientan más felices, según un grupo de investigadores estadounidenses que ha descubierto un "lado oscuro de la esperanza".

Un estudio del Centro de Ciencias del Comportamiento y Decisiones en Medicina de la Universidad de Michigan siguió a un grupo de adultos a los que se les había extirpado el colon.

En total, a 41 personas se les dijo que la colostomía era reversible y que podrían someterse a una segunda operación para reconectar sus intestinos después de varios meses para deshacerse de su bolsa de colostomía.

A otros 30 individuos se les dijo que la colostomía era permanente.

El estudio, publicado en la última de Health Psychology, descubrió que el segundo grupo, el que no tenía esperanzas, dijo ser más feliz durante los siguientes seis meses que aquellos con colostomías reversibles.

"Creemos que fueron más felices porque siguieron con sus vidas. Se dieron cuenta de las cartas que tenían y descubrieron que no tenían más opción que jugar con esas cartas", dijo el investigador Peter Ubel en un comunicado emitido por la universidad.

"No estamos diciendo que la esperanza sea algo malo. Lo que señalamos es que puede haber un lado oscuro de la esperanza. Puede llevar a que la gente ponga su vida en espera", agregó Ubel en una entrevista telefónica con Reuters.

Ubel dijo que los médicos frecuentemente no quieren decirle a sus pacientes que la esperanza es inútil, ya que juega un papel en la felicidad y "la gente feliz vive más tiempo y es más saludable que la gente triste".

Pero si bien las noticias esperanzadoras son más fáciles de dar, "podrían no ser las más adecuadas para sus receptores, debido a que podrían interferir con la adaptación emocional", concluyó el equipo del estudio.