Público
Público

ENFOQUE-Alemanes se relajan por fin en verano con buenas nuevas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Erik Kirschbaum

Los alemanes están de muy buen humoreste verano boreal.

Una extraordinaria racha de buenas noticias generó unpanorama inusualmente optimista y sustituyó la habitualnegatividad en el país.

Un buen desempeño de su selección de fútbol en el Mundialde Sudáfrica, una extraña victoria en el popular concursomusical Eurovisión, un crecimiento económico mayor de loesperado y un desempleo más bajo que el previsto estángenerando una notable "era de buena disposición"

Los alemanes han dejado atrás sus preocupaciones por larecesión internacional, las crisis de deuda de Europa, eldesempleo y el fantasma de la inestabilidad política, fuentesde ansiedad en un país con un temor colectivo a losingredientes que contribuyeron al ascenso de Hitler.

Por el momento, las usuales preocupaciones han quedado enel fondo: los altos impuestos, la disminución de los serviciospúblicos, los crudos inviernos, infernales veranos, retrasosferroviarios, embotellamientos, la inflación, la deflación, losservicios de mala calidad y las calles desordenadas.

La satisfacción que está recorriendo el país y el orgullonacional que la acompaña podría además tener implicancias parala mayor economía de Europa, posiblemente estimulando más aúnsu crecimiento económico.

El buen espíritu que prepondera desde la Selva Negra hastala costa del Báltico podría también, según analistas, facilitarla tarea a la canciller Angela Merkel de vender al públicoseveras medidas de ajuste y una poco popular reforma delsistema de salud.

"Los alemanes están claramente de muy buen humor en estemomento. Hay un encantador clima de relajo. Es tiempo de uninusual optimismo", dijo Peter Walschburger, un reconocidoprofesor de sicología de la Universidad Libre de Berlín.

La selección alemana de fútbol -un conjunto multiculturalrepleto de hijos de inmigrantes- no sólo vapuleó a Inglaterra,Argentina y a otros equipos en la Copa del Mundo.

Para variar, los alemanes además tuvieron una emocionantecampaña llena de goles que atrajo elogiosos comentarios portodo el mundo. Su chispeante desempeño provocó un surgimientode orgullo nacional en un país precavido ante los símbolosnacionales.

Incluso la eliminación de Alemania en la ronda desemifinales -perdiendo 1 a 0 contra España- no apagó la fiestanacional, ya que nadie esperaba que el equipo relativamenteinexperto llegase tan lejos.

PRIMERA DAMA CON TATUAJE

Y los alemanes -que tienden a obsesionarse con el modo enque el mundo los ve- se mostraron debidamente orgullosos de lasensación que su equipo generó tanto en el extranjero como encasa, donde millones vieron los partidos en populares sitiospúblicos por todo el país.

"Su estilo fascinó a Alemania y a todo el mundo. Eranemocionantes, estaban relajados, se divertían y con tantasminorías étnicas distintas en el equipo, mostraron que laintegración finalmente está teniendo éxito en Alemania", dijoWalschburger.

Las preocupaciones por la reducción poblacional, los tenuesprecios de los bienes raíces y los problemas de Merkel estánpasando a un segundo plano.

Los alemanes además ovacionaron colectivamente su primeravictoria en el Concurso de Canciones de Eurovisión en casi tresdécadas. Una cantante adolescente llamada Lena Meyer-Landrutterminó con la racha perdedora en la popular competenciaeuropea.

Antes de su improbable triunfo, los alemanes se habíanquejado amargamente cuando incluso sus mejores númerosterminaban alrededor de los últimos puestos. Eso suscitó unaoleada de introspección en cuanto a si sus vecinos todavíaguardaban rencor acerca de los conflictos europeos del pasado.

Incluso Merkel llenó de elogios a la valiente adolescente devoz alegre: "Ella es un maravilloso símbolo de la jovenAlemania".

La nueva primera dama de Alemania, Bettina Wulff, de 36años, podría ser otro símbolo del nuevo país. La primera damamás joven de la historia reveló un gran tatuaje en el hombro.Christian Wulff, el nuevo presidente, se refirió a ella como"cool" (genial). Y a nadie pareció molestarle.

MEJOR PROSPECTO ECONOMICO

"Todo se siente un poco más relajado en este momento", dijoBernd Zimmermann, un abogado de Berlín de 47 años. Observó quecasi no se habló del tatuaje de la esposa del conservadorpresidente, aunque hace unos años podría haberse tocado eltema.

"Hay un estilo de vida tipo latinoamericano relajado que esdiferente de aquel con el que crecimos. Nunca nos zambullimosen fuentes públicas ni tocamos la bocina en manifestacionesporque era mala educación. Puede que los sudamericanos lo hayanhecho. Pero nosotros nunca lo hicimos antes. Ahora está bien,es todo parte de celebrar la vida", afirmó Zimmermann.

Más buenas noticias para los alemanes: desde mayo, el 65aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, la generaciónde la guerra ha sido jubilada oficialmente y los alemanes enedad laboral ahora son nacidos todos en la posguerra.

Alexander Rieck, un maquinista ferroviario de 38 años, aligual que muchos alemanes llevaba una sonrisa en su rostromientras trabajaba: "Me siento genial. Tengo trabajo y no mepreocupa perderlo. El fútbol fue magnífico. Creó una verdaderaexperiencia de vínculo".

La mejora en la economía también está iluminando elpanorama para muchos alemanes. Los indicadores económicos hanestado en ascenso en los últimos meses y se espera que elGobierno pronto tenga que revisar su pronóstico de crecimientopara el 2010, subiéndolo a 2 por ciento o más.

Cuando la gente está de buen humor ellos obviamente tiendena gastar más dinero. Al Gobierno le resultará más fácil llevara cabo recortes crueles", dijo Walschburger de la UniversidadLibre, mostrándose confiado en que el buen humor se traduciráen crecimiento.

En otro indicador de optimismo, el primer Gobiernominoritario de la era de posguerra de la república federalasumió su cargo esta semana en Renania del Norte-Westfalia, elestado más densamente poblado. Hace un año o dos habría sidovisto como un paso radical.

"La euforia se siente en todos lados. Mi esposo es unartesano y ha percibido la mejora de las condicioneseconómicas. Durante la crisis económica nadie quería renovar sucocina. Ahora sí", dijo Angelika Hahnert, de 34 años, unaempleada administrativa en Berlín.