Público
Público

ENFOQUE-Crisis económica desata alcoholismo entre banqueros EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Claudia Parsons

¿Cocaína y martinis en WallStreet? No es nada nuevo por ahí.

¿"Los amos del universo" admitiendo que tienen problemas dealcohol? Eso no es tan común.

Expertos dicen que más y más personas que trabajan enfinanzas están buscando un tratamiento contra la adicción,mientras la crisis económica global afecta grandes apuestas enla industria donde la confianza es el nombre del juego y nadiequiere admitir debilidad.

"Absolutamente vemos más personas que llegan donde BernieMadoff hablando de una pérdida de trabajo, un brusco giro enlas finanzas o de grandes inversiones", dijo Sigurd Ackerman,director médico del departamento de rehabilitación del hospitalde Silver Hill en New Canaan, Connecticut.

"Están siendo admitidos con depresión o por abuso defármacos, o ambos", agregó.

Ackerman sostuvo que hubo una alta concentración deprofesionales financieros en la ciudad, a 60 kilómetros deNueva York, cuyas calles principales están alineadas con finastiendas que son frecuentadas por las esposas de importantesgerentes y banqueros.

"Se supone que ibas a ser un amo del universo, que ibas aestar en la cima de todo", afirmó uno de los ejecutivos deservicios financieros que comenzó en agosto su rehabilitaciónpor alcoholismo.

"No hay mucha sensibilidad a la rutina o a las reunionescuando estás sentado y preguntas como se sienten", dijo elejecutivo de Connecticut, que prefirió el anonimato. "Nadiecamina por ahí diciendo: 'Siento tu dolor'", indicó.

El alcohol ha estado presente por mucho tiempo en elcircuito de Wall Street, donde los banqueros trabajan largasjornadas y entretienen a sus clientes con cenas y tragos, o losacompañan a clubes nocturnos donde hay licores fuertes ydrogas.

Robert Curry, fundador de "Turning Point for Leaders", unafirma consultora en New Canaan que genera programas detratamiento para ejecutivos de alto rango, dijo que la crisisfinanciera era un factor en el mayor uso de drogas y alcohol.

"Tenemos más de 50 hogares en custodia en esta ciudad y esoes insólito", dijo Curry. "Los incidentes de violenciadoméstica han aumentado, y eso está estrechamente relacionadocon el abuso de fármacos", señaló..

En medio de una batalla por el divorcio, el ejecutivo deConnecticut pidió ayuda a Turning Point. Un programa derehabilitación residencial fue sólo el primer paso en una seriede medidas que se extenderían en al menos un año e incluyenconsejería de seguimiento y grupos de terapia y apoyo.

Curry es un ex ejecutivo financiero que comenzó a trabajarhace dos décadas con dependientes de fármacos, en ese tiempo supadre murió y se dio cuenta de que él mismo tenía un problemacon el alcohol. Pese a la recesión económica, las exigenciassiguen aumentando.

"Las compañías se están reduciendo", dijo el ejecutivo."Los presupuestos están siendo recortados y aún estamosbuscando una mejora en nuestros negocios", sostuvo.

Entre quienes buscan ayuda para rehabilitarse se incluyenbanqueros, hombres de negocios y doctores y la mayoría sonhombres.

ADICTOS A LA ADRENALINA

Harris Stratyner, sicólogo de los Centros de TratamientoCaron, una prestigiosa fundación de tratamiento a la adicciónsin fines de lucro con oficinas en Manhattan, dijo que lasestrellas del mundo financiero eran más propensos al riesgo y acomportamientos extremos por naturaleza.

"Hay una necesidad de adrenalina conectada con laeconomía", dijo Stratyner. "¿Por qué hay tantas personasatraídas a ese mundo?, No todas, pero varias, ya son adictos ala adrenalina y están buscando los extremos", explicó.

Stratyner dijo que la ansiedad económica puede empujar alas personas hacia el extremo, pero también permite que losadictos racionalicen su comportamiento, culpando al estrés odeclarando que no pueden costear un tratamiento.

"Hay mucha gente fuera que está inconsciente (...)agradecida de que exista un problema, para que alguien tengarealmente una excusa para drogarse", indicó Stratyner.

Stratyner aseveró que enfermedades mentales y de adicción,que a menudo van de la mano, cuestan cerca de 171.000 millonesde dólares a Estados Unidos cada año en pérdidas porproductividad laboral.

Joseph Califano, un ex secretario de Salud de EstadosUnidos, que fundó el Centro Nacional para la Adicción y Abusode Sustancias en 1992, dijo que la ansiedad elevaba claramenteel riesgo de usar fármacos en todos los estratossocioeconómicos.

La gente bebe más en tiempos difíciles en la economía,dijo, Califano, pero los bancos y otras firmas financieras nohan hecho lo suficiente para ayudar a que sus trabajadores denabasto con sus responsabilidades.

"Hay un estigma enorme y vergüenza", afirmó Califano. "Noes una decadencia moral, es una enfermedad", concluyó.

Otro ejecutivo, de 64 años, que se está recuperando delalcoholismo y trabaja en Wall Street también prefirió elanonimato debido al posible estigma.

"No es fácil que alguien reconozca sus problemas",manifestó. "Si tienes una serie de ocasiones donde no recuerdaspartes de la noche, esa es una pequeña advertencia de que talvez necesitas ayuda. La otra, es si te ocurren cosasembarazosas", dijo.

Un mes en rehabilitación cuesta desde 25.000 dólares enCaron, hasta cerca de 60.000 dólares en finas instalacionesprivadas. Curry dijo que la mayoría de los clientes pagan enefectivo por razones de privacidad.

"Es más de lo que me gustaría", dijo el ejecutivo. Pero "esmenos caro que perder tu trabajo (...) menos caro que perder uncliente o perder tu familia, o perder tu casa o tener problemascon la ley", afirmó.