Público
Público

ENFOQUE-Mujeres afganas encaran partos solitarios, atemorizantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Jan Harvey

Una mujer afganapuede esperar tener un promedio de 5,1 bebés durante su vida, lamayor tasa de fertilidad en Asia. Eso hace que los nacimientossean experiencias comunes y frecuentes, pero las madres dicenque a menudo son eventos solitarios, duros y atemorizantes.

En el hospital de Ahmad Shah Baba, que Médicos Sin Fronterasadministra en Kabul, Bazbobo, de 40 años y siete meses deembarazo de su décimotercer hijo, dice que ha dado a luz a lamayoría de sus bebés estando sola en casa, sin poder ir a unhospital sin un pariente varón que la escolte.

"Mi esposo no estaba y esa es la razón por la que di a luzen casa. No podía ir hasta un hospital", dice mientras esperapara dar sus datos en una pequeña oficina de recepción, condecenas de mujeres alrededor.

"Somos personas muy pobres, de modo que no venimos alhospital. La mayoría de mis parientes se queda en casa",explicó.

La anticoncepción, aunque cada vez más popular, aún esrelativamente poco utilizada en Afganistán. Las mujeres tambiéntienden a casarse muy jóvenes, lo que incrementa lasposibilidades de un riesgoso embarazo temprano.

En el ala de ginecología de un hospital de mujeres en laciudad de Heart, la joven Gandul de 20 años se está recuperandodel nacimiento de su segundo bebé, de entre seis embarazos.

Viajó desde la vecina provincia de Badghis, a casi 100kilómetros de distancia, después de que empezó a presentarhemorragias, dejando a su hijo recién nacido en casa.

En la siguiente ala, Bibigul, de 55 años, espera unahisterectomía después de haber sufrido un prolapso uterino. Lamujer ha estado embarazada 12 veces y ha tenido 10 hijos.

Aqlima, cuya hija de 20 años Homaira se estácapacitando para ser matrona, afirma que las mujeres de sugeneración estaban acostumbradas a tener bebés sin facilidades oayuda de especialistas. "Las mujeres dan a luz en un colchón enel suelo", dijo.

Ella quiere algo mejor para su hija. Las mujeres que hanexperimentado por sí mismas lo peligroso que puede ser elembarazo y el parto sin atención médica están trabajando paramejorar las cosas para aquellas que vienen después.

Fariba, una estudiante para matrona de 24 años provenientedel oeste de Afganistán, dijo que se inspiró para capacitarsetras casi morir durante un embarazo precoz.

"Tenía dos meses de embarazo y sufrí un aborto", contóFariba. "Había estado sangrando durante cuatro días pero nadieme ayudó. Estuve cerca de la muerte. Una partera tradicionalfinalmente me ayudó con la remoción de la placenta yafortunadamente estoy viva", agregó.

El próximo año se graduará y volverá a su pueblo para ayudara sobrevivir a otras mujeres como ella. "Nuestro objetivo esllegar a un momento en que no tengamos más mortalidad materna enAfganistán", dijo.