Público
Público

ENFOQUE-¿Cómo regular aumento población?: educando a las niñas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Julie Steenhuysen

La ex presidenta de Irlanda MaryRobinson sólo trataba de entablar una conversación cuando lepreguntó a una adolescente sobre el día de su boda.

La joven de 16 años llevaba un año de casada.

"Ella me dio la mirada más triste y dijo: 'tuve que dejarla escuela'", relató Robinson en una entrevista telefónica.

"Eso me transmitió una realidad. Su vida, en lo que a ellarespecta, había más o menos terminado", afirmó Robinson, laprimera mujer en ser presidente de Irlanda y ex AltaComisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Robinson afirmó que mantener a las niñas en la escuela erauna de las cosas más importantes que los legisladores podíanhacer para enfrentar los próximos desafíos de una poblacióncada vez mayor, que según Naciones Unidas alcanzará los 7.000millones de habitantes a fines de este mes.

"Los países europeos están preocupados por las poblacionesenvejecidas al igual que Japón, pero esto es un problema muchomenor comparado con la gran cantidad de personas que vamos aver en los próximos 40 años cuando la población mundial pase de7.000 a 9.000 millones de personas", sostuvo la ex mandataria.

"Casi todo ese aumento tendrá lugar en países pobres deltercer mundo, de modo que nos encontramos ante un gran desafíodemográfico", añadió. A los expertos en planificaciónfamiliar les preocupa particularmente el inminente augepoblacional en el Africa sub-sahariana.

En mayo, la ONU proyectó que en 2050 la población mundialalcanzaría los 9.300 millones de habitantes y los 10.100millones para 2100. Gran parte de ese crecimiento provendrá deAfrica, donde la población crece a una tasa del 2,3 por cientoanual, más del doble del índice de Asia del 1 por ciento.

Si esa tasa permanece estable, lo cual es incierto, para2100 la población africana crecerá más de tres veces hastallegar a 3.600 millones de habitantes.

Joel Cohen, profesor de estudios demográficos de laUniversidad Rockefeller y la Universidad Columbia en NuevaYork, dijo que la educación secundaria universal ofrecía uncamino para reducir la población en regiones de altafertilidad.

Además de dar información sobre métodos anticonceptivos, laeducación secundaria motiva a las mujeres a reducir su propiafertilidad, mejora la salud de sus hijos y les permite alejarsede la mentalidad de tener muchos niños con la esperanza de quealgunos sobrevivan para mejorar la calidad de vida de cada uno,escribió Cohen en la publicación Nature.

"Si bien hay otros factores en juego, en muchos países deltercer mundo las mujeres que completan la educación secundariatienen en promedio un niño menos en toda su vida que lasmujeres que sólo completan la educación primaria", añadió.

La mayoría de los expertos en planificación familiaradvierte contra las medidas extremas de control poblacionalcoercitivo, como la política china de "un solo hijo" que desde1980 ha limitado a los padres a concebir un solo bebé.

La política excepcionalmente draconiana consiguió limitarel crecimiento de la mayor población del mundo pero dio lugar aotros problemas, como sesgar la demografía hacia los varones ycrear una población desproporcionadamente envejecida.

El doctor Babatunde Osotimehin, ex ministro de Salud deNigeria y director ejecutivo del Fondo Poblacional de NacionesUnidas (UNFPA, por sus siglas en inglés), dijo a Reuters que suenfoque se centra en otorgar poderes a las mujeres con el finde cambiar las normas culturales.

"Cuando una mujer atraviesa al menos la educaciónsecundaria, sus hijos sobreviven mejor, maduran físicamente,emocionalmente y como tienen una educación, son capaces detomar decisiones", dijo Osotimehin.

"No es sólo su capacidad de tomar decisiones sobreplanificación familiar. También tienen su propio poder, que lespermite llevar una vida digna y respetable", añadió.

FALTA DE PLANIFICACION

Africa está lleno de ejemplos de países que se esfuerzanpor lograr la inscripción escolar total ante la altafertilidad, dijo el doctor Fred Sai, médico ghanés y ex jefe dela Federación Internacional de Planeamiento Familiar.

"El planeamiento familiar puede ayudar a ralentizar elcrecimiento poblacional en aquellas regiones y países donde losíndices de fertilidad son de más de dos niños por mujer yespecialmente donde las mujeres quieren y necesitanplaneamiento y no tienen acceso a él", explicó.

Según UNFPA, más de 215 millones de mujeres desean posponero evitar embarazos pero carecen de métodos anticonceptivosmodernos. Expertos en planificación familiar se venfrustrados ante la falta de avances en los compromisos asumidosen 1994 en El Cairo para mejorar la salud sexual y reproductivade las mujeres durante la Conferencia Internacional sobrePoblación y Desarrollo.

Según expertos, el progreso ha estado estancado en partepor la presión cada vez mayor de parte de conservadoressociales, especialmente en Estados Unidos, quienes equiparan laplanificación familiar con el aborto.

"La planificación familiar es tanto más que el acceso alaborto (...) Se trata de embarazos saludables. Se trata deconstruir un futuro para las niñas", dijo Lyndon Haviland, altofuncionario de salud del Instituto Aspen, un grupoindependiente con sede en Washington.

"Me resulta un poco irónico (...) La forma más fácil deevitar el aborto es financiando completamente la planificaciónfamiliar porque el aborto significa que la mujer no tuvo accesoa planificación familiar, que no pudo controlar lo que estabaocurriendo con su cuerpo", añadió.

Haviland y otros expertos sostienen que la planificaciónfamiliar es un asunto de desarrollo y que su ausencia puedeincrementar las tensiones políticas.

En Yemen, que tiene el mayor índice de necesidades nosatisfechas de planificación familiar, la población se haduplicado en menos de 20 años y su alta tasa de fertilidad decerca de seis hijos por mujer presiona a la frágil economía dela nación, según un informe sobre políticas del Consejo deRelaciones Internacionales de Estados Unidos.

"Aumentar el acceso a la planificación familiar ayudaría amejorar los prospectos de Yemen a largo plazo para lograr elcrecimiento y la estabilidad per capita," dijo Isobel Coleman,una de las autoras del reporte.

Según Coleman, el 80 por ciento de todos los estallidos deconflictos sociales en 1970 y 2007 ocurrieron en países conpoblaciones muy jóvenes y que el riesgo se disipa a medida quedisminuyen los índices de natalidad.

En Somalia, el 70 por ciento de la población tiene menos de30 años, y sin embargo el 1 por ciento de las mujeres casadasen ese país tiene acceso a métodos anticonceptivos modernos. Lavolátil nación tiene uno de los más altos índices decrecimiento poblacional del mundo.

Eso es algo que Robinson observó durante su visita aSomalia en julio para llamar la atención sobre la hambruna, queha causado la muerte de casi 30.000 niños.

"Una de las formas en las que inicias una conversación espreguntando cuántos hijos tienes. Ni una sola mujer dijo tenermenos de seis hijos", sostuvo Robinson.

"Ellas tenían siete, ocho o nueve hijos con la esperanza deque tal vez uno o dos sobrevivieran, una situación terriblepara cualquier madre", añadió la ex mandataria.

Robinson recuerda su propia lucha al crecer al oeste deIrlanda en la década de 1950.

"Era un entorno muy dominado por el catolicismo. Habíavarias formas en que se hacía sentir a las mujeres que su rolera casarse y ser madres. Figuraba incluso en la Constituciónque el lugar de la mujer estaba en la casa", relató.

Tampoco había acceso a métodos anticonceptivos modernos,algo que Robinson se propuso cambiar. Fue elegida como senadoraen 1969 y presentó un proyecto de ley a fines de 1970 paracambiar la ley que penalizaba la compra o venta de unpreservativo.

Robinson fue criticada por la Iglesia pero se mantuvofirme.

"Me hizo tomar consciencia de que no sólo se trataba decambiar la ley. Es un asunto de una conducta profundamentecultural", sostuvo.

"Tiene que haber un debate muy amplio y el cambio verdaderodebe surgir de la educación y a través de un enfoque en lascomunidades de abajo hacia arriba", aseveró.

Robinson exhortó a los gobiernos a no recurrir aestrategias coercitivas de control poblacional.

"Sabemos lo que funciona. Lo que funciona es la educaciónpara niñas y mujeres y el acceso a la atención médica, a fin deque las madres sepan que sus hijos sobrevivirán", concluyó.