Público
Público

ENFOQUE-La salud se ahoga en España con medidas de austeridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Paul Day

Las empresas farmacéuticas y desuministros médicos llevan hasta dos años sin cobrar, algunassalas de urgencias se cerraron y el Gobierno catalán pidió alos doctores que acepten una rebaja de sueldo para evitar que1.500 de ellos pierdan su empleo.

El preciado sistema de salud público de España se convirtióen la última víctima de la crisis de deuda de la eurozona.

"No nos han pagado, pero no podemos hacer nada al respeto.Necesitamos los contratos públicos, (así que) tenemos queesperar", indicó un representante de una empresa de limpiezaque no quiso difundir su nombre o el de su empresa por miedo arepresalias.

La empresa, que sostiene que el Gobierno de Castilla-LaMancha le debe cientos de millones de euros, es uno de lasdocenas de proveedores -de todo tipo de materiales, desde gasasquirúrgicas a desinfectantes- que tienen problemas para pagar asus trabajadores mientras las comunidades autónomas retrasanlos pagos para cumplir unos duros objetivos de déficit.

Los recortes del gasto en las endeudadas comunidadesautónomas es una señal tangible de los fuertes ajustes enmarcha mientras el país se aprieta el cinturón para intentarcumplir las ambiciosas metas de reducción de déficitcomprometidas con la Unión Europea, al tiempo que la economíanacional se estanca.

De cara a las elecciones generales del 20 de noviembre, losdos grandes partidos políticos, el PP y el PSOE, se hanmostrado vagos en este ámbito, pero hasta los defensores másacérrimos del sistema aceptan que hay espacio para hacerrecortes y mejorar su eficacia.

Se espera que el PP (Partido Popular), favorito para ganarlas elecciones y volver al poder, recorte algunos serviciossociales que los socialistas han dejado intactos en sus ajustespresupuestarios.

Pero ahora incluso los socialistas dicen que hay modos derecortar el gasto sanitario sin perjudicar los servicios quepresta. Por ejemplo, mandando a los gobiernos extranjeros lasfacturas por la atención que reciben sus ciudadanos en loshospitales españoles.

ESPERAS DE 900 DIAS

La farmacéutica multinacional Roche dice que Castilla yLeón lleva un retraso de 900 días en el pago de sus facturas,lo que ha planteado el temor a que la empresa pueda empezar aretener fármacos a los hospitales como hizo en Grecia, que estátratando de evitar la bancarrota.

El Gobierno central español hace transferencias anuales dela recaudación fiscal a las 17 comunidades autónomas, quetienen las competencias de salud y educación.

Pero ahora las regiones se ven obligadas a hacer drásticosrecortes presupuestarios después de que su deuda se hayamultiplicado durante el 'boom' inmobiliario español, cuyocolapso en el 2008 envió el país a la recesión y desencadenó undesempleo que supera el 20 por ciento.

Mientras los gobiernos regionales reducen gastos dondepueden, los pagos adeudados a las empresas y proveedores deservicios y productos sanitarios se disparó un 42 por ciento enun año hasta más de 4.000 millones de euros, según laFederación española de Empresas de Tecnología Sanitaria,conocida como Fenin.

La consultora AT Kearney calcula que el déficit a largoplazo del sistema es de 15.000 millones de euros, una pesadacarga para un Estado que ha visto subir los costos de sufinanciación durante la crisis de deuda de la eurozona.

Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin, dice quelas empresas más pequeñas de su federación "están sufriendo deuna manera muy alarmante por falta de liquidez" y eso aumentael desempleo, provocando la quiebra de empresas y elempobrecimiento del país.

El número de días que los proveedores deben esperar paracobrar ha pasado de un promedio de 285 a 415 días el añopasado, afirmó.

"Antes era inadmisible; ¡ahora es incomprensible!", dijoJoaquín del Rincón, representante en España de BostonScientific, que proporciona instrumental médico y quirúrgico alos hospitales españoles.

"Tenemos que explicar a nuestras centrales que es España.La ley dice pagas en 50 días y no se cumple. Ahora se haagravado como consecuencia de la crisis -antes eran unos 100días, ahora estamos en 425", agregó.

LOS MEDICOS TEMEN POR SUS PUESTOS DE TRABAJO

El Gobierno catalán ha tenido que cerrar algunas clínicas ysalas de urgencias en los últimos meses en una de las regionesmás ricas de España, y dijo que tendrá que despedir a 1.500médicos residentes si los doctores no aceptan recortes en lossueldos y las pagas extras.

A finales de septiembre, los médicos residentes semanifestaron en Barcelona y llenaron los hospitales depancartas, mientras los sindicatos médicos han amenazado conuna huelga.

Pero muchos doctores de más edad temen tener problemas yperder el empleo en un momento en el que uno de cada cincotrabajadores españoles no puede trabajar.

"Todo esto es por años de mala gestión por parte de lospolíticos. El dinero se ha acabado", afirmó un médico catalán,que pidió no ser identificado.

"No sabemos lo que está pasando. Nos sentimos impotentespara defender lo que tenemos. Tenemos miedo a perder eltrabajo", añadió.

Las presiones presupuestarias no van a desaparecer a cortoplazo. La economía española no puede crear empleo a no ser quecrezca por encima del 2 por ciento anual, algo para lo que aúnpueden faltar muchos años, lo que supone que los niveles másaltos de la Unión Europea se mantendrán durante un tiempo,restringiendo el aumento en los ingresos fiscales.

Y, al igual que muchos otros países desarrollados, elsistema sanitario se ve sobrepasado por una población queenvejece y disfruta de largas jubilaciones con pensionespúblicas, mientras familias cada vez más pequeñas tratan derellenar la brecha en la financiación.

A diferencia de otros países con servicios de saludpúblicos, en España apenas hay quejas sobre largas esperas paraver a un médico. Pero ahora los pacientes catalanes estánempezando a tener que espera más, y los médicos advierten deldescenso en la calidad de la atención.

"Aunque las medidas no tendrán un impacto directo sobre lospacientes, les podrían afectar a largo plazo. Un médico malentrenado puede generar mayor costo sanitario, por ejemplo sihay que pedir más pruebas y corregir sus errores", explicó JoséBlanco, jefe de educación hospitalaria del Hospital GermanTrías.

AUN MAS RECORTES

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero,ha garantizado prácticamente la humillación de los socialistasel 20 de noviembre al aplicar una amplia serie de recortespresupuestarios con los que evitar un abandono masivo de ladeuda española por parte de los inversores internacionales.

En agosto aprobó una ley para ahorrar 2.000 millones engastos farmacéuticos. Las empresas del sector criticaronduramente la medida, que obliga a los médicos a favorecer losmedicamentos genéricos sobre los de marca, calificándola deineficaz, dañina para el sistema y mal pensada.

El PP, por su parte, dice que hay que reformar la sanidadpública, pero sin entrar en muchos detalles, como se pudo veren la convención que celebró la semana pasada en Málaga.

Los economistas de institutos de estudios conservadores queasesoran al partido de centroderecha han mencionado la idea delcopago, en el que los pacientes pagan una cuantía simbólica porla atención que reciben para desincentivar un uso excesivo delsistema.

El 60 por ciento de los médicos es partidario de estemétodo, muy común en muchos países desarrollados pero que esanatema en España, según un estudio de la Sociedad Española deMédicos de Atención Primaria.

¿DEMASIADO BUENO?

El crecimiento del gasto sanitario en España se haralentizado, pero está en línea con el promedio en los paísesdesarrollados, alrededor del 9,5 por ciento del ProductoInterno Bruto en el 2009, según los datos de la OCDE. La mayorparte, el 73,6 por ciento, está financiada por el Estado.

El sistema es tan bueno y tan barato que mucha genteutiliza su seguro privado para la atención rutinaria, peroacude a un hospital publico si se le diagnostica una enfermedadgrave.

Los recortes en la Seguridad Social podrían obligar amuchas personas a dirigirse a la atención privada, que muchosconsideran inadecuada.

Silvia Sanz, una educadora social de 31 años con diabetestipo 1, va a dar a luz en un hospital público después de perdera su primer hijo en una clínica privada un mes antes de lafecha de parto. Tiene un seguro privado, pero le han dicho queel sistema público es mejor para un embarazo y nacimiento dealto riesgo.

"Por lo privado, si algo sale mal, no tienen los mediospara afrontarlo adecuadamente, y cuando hablas con ellos, tedicen que lo mejor es ir por lo público porque saben que estámejor equipado que nosotros para afrontar posiblescomplicaciones", afirmó Sanz.

Cualquier extranjero puede entrar en un centro médicopúblico y recibir tratamiento de urgencias de primera calidad.Cuando piden la factura, lo único que reciben es una mirada desorpresa del personal. No hay ninguna caja registradora.

Algunos médicos admiten que el sistema es demasiadolujoso.

"El servicio ha sido muy bueno. Sólo hay que empadronarse eincluso los extranjeros tienen derecho inmediato a la medicinagratuita", dijo Gabriel Olle Fortuny, médico del Hospital deMataró, en Barcelona.

"Llevamos años dando una calidad que no podemos sufragar.El dinero que tenemos no es suficiente para la excelencia quedamos", concluyó.