Publicado: 15.05.2014 22:31 |Actualizado: 15.05.2014 22:31

El enfrentamiento entre recortes y herencia recibida centra el único cara a cara de la campaña

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La número uno de la candidatura socialista a los comicios europeos consiguió hoy llevar a su homólogo conservador a su terreno y centrar el debate electoral en los temas que a ella más le interesaban. Elena Valenciano habló de los recortes realizados por el Gobierno del PP, de los derechos de las mujeres, de inmigración, de devolver a Europa su "rostro humano", mientras Miguel Arias Cañete respondía una y otra vez con la "herencia recibida" de la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero y presumía de una recuperación económica y de una creación de empleo continuamente rebatida por la vicesecretaria general del PSOE.

El único cara a cara que tendrá lugar en campaña entre los candidatos de los dos grandes partidos se centro, así, en discernir sobre si hubo o no rescate financiero, sobre cuál de los dos ha luchado más para combatir el paro juvenil y sobre quién ha sido el partido que mejor ha posicionado a España en la Unión Europea.

"La UE ha inyectado 700.000 millones de euros a los bancos y sólo 6.000 millones para empleo juvenil. Parece increíble, pero es así", comenzó atacando Valenciano, que incidió en que "Europa lleva gobernada una década por la derecha". "Hay una crisis tremenda de consumo, pero si le quitamos salarios a los trabajadores, les subimos los impuestos, les quitamos los servicios públicos, ¿cómo van a consumir?", continuó, centrando ya el debate en el caso español. 

"Usted está diciendo que la crisis es culpa de las políticas europeas que hemos aplicado, cuando hemos sido nosotros quienes hemos evitado el rescate cuando España estaba al límite por la situación en que ustedes la dejaron", respondió Cañete. Y enumeró, de nuevo, el mantra de la herencia recibida: "Se gastaron 30.000 millones de euros de más, dejaron a la administración sin liquidez, la prima de riesgo disparada... nadie financiaba ni a España ni a las autonomías ni a los ayuntamientos. Tenían que haber cumplido con el 6% de déficit y se fueron al 9 y fueron irrelevantes cuando fueron a Europa a negociar las perspectivas financieras". "Ahora hemos conseguido crédito en condiciones maravillosas, a 10 años, con un tipo de interés al 0,5%. El Gobierno no salvó a los bancos, sino los ahorros de millones de españoles. Hemos  recuperado el sistema financiero sin recortar las políticas sociales", defendió un nervioso Cañete. 

"¿Condiciones maravillosas?", se preguntó Valenciano. "¿Quiere hablar de herencias?  Hablemos de las herencias que ustedes han dilapidado: la sanidad pública, los derechos de los trabajadores, los de las mujeres... Ustedes han bajado los salarios un 10%, han aumentado la deuda, han dejado el crédito prácticamente destrozado", respondió. "El déficit, además, estaba en sus comunidades, en la Comunidad Valenciana o en Madrid, con un ayuntamiento con más de 7.000 millones de euros. Ustedes sabían lo que había", agregó. "Hay que pagar la deuda sin que nos cueste la vida", defendió la socialista, recordando también a las personas dependientes a quienes no llegan las ayudas o la promesa de Rajoy de no meter la tijera nunca ni en sanidad, ni en educación, ni en pensiones.

Respecto a la creación de empleo que el conservador no dejó de citar como uno de los logros de Rajoy, Valenciano dijo estar de acuerdo con la necesidad de crear puestos de trabajo, pero "dignos". "Ustedes han cambiado empleos dignos por precarios y ahora tener un empleo en España ya no garantiza salir de la pobreza", lamentó. Cañete, por su parte, presumió de que había sido el líder de su partido y jefe del Ejecutivo quien había impulsado la Garantía de Empleo Juvenil en Europa, consiguiendo 6.000 millones de euros para España. Su contrincante no lo dejó pasar: "La Garantía de Empleo Juvenil no está en marcha todavía y le recuerdo que ustedes votaron en contra cuando nosotros pedimos en Europa que de 6.000 pasara a 21.000 millones", espetó.

Tras el bloque puramente económico, fueron la igualdad entre hombres y mujeres, la inmigración y la pobreza los temas que centraron el de políticas sociales. El conservador fue el encargado de abrir esta parte del debate, de nuevo apelando a la herencia socialista: "El 12 de mayo de 2010 hicieron ustedes el mayor recorte social de la historia de España cuando congelaron las pensiones". "Ahora, de cada 100 euros, 37 van a pensiones, 10 a prestaciones por desempleo y 13 a las comunidades para que gestionen educación y sanidad; es decir, 60 euros de cada 100 van a políticas sociales", defendió.

"Ustedes habrán acabado en 2016 con la hucha de las pensiones", respondió Valenciano. Y criticando el afán de Cañete por volver al terreno económico más que social, la socialista apeló al sentimentalismo: "Ustedes se mueven y conmueven siempre en la UE por una décima del déficit, pero no se mueven y conmueven por la pobreza infantil, que existe, por mucho que [el ministro de Hacienda, Cristobal] Montoro la niegue". 

"La pobreza existe porque ustedes generaron 3.346.000 parados", reaccionó Cañete, abogando por que "la mejor política social es la que crea empleo"."Y de los 3.346.000 millones de personas que se fueron al paro en la legislatura socialista, 1.300.000 eran mujeres", añadió. Valenciano, por su parte, respondió de nuevo con los tijeretazos del PP para criticar las consecuencias de los mismos en la vida de las mujeres: "Cuando se recortan servicios públicos, cuando se cierra un comedor o una guardería es la mujer la que vuelve a casa, y ustedes lo saben". "Y ahora pretenden recortarnos también la libertad de decidir si somos madres o no", agregó ella.

Fue ahí cuando la reforma de la ley del aborto propuesta por el titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, entró en el debate. "Han escondido la ley porque saben que la gente no la quiere, que puede ser una buena razón para que pierdan las elecciones", opinó la socialista. "La regulación del aborto no es competencia de la UE, sino un debate que debe producirse a nivel nacional", defendió el conservador, apelando también, a que se trata todavía de una "anteproyecto de ley" que no ha llegado a las Cortes. Valenciano recordó que si se restringe el aborto libre, las mujeres recurrirán a la clandestinidad y ello hará peligrar su salud, por lo que "la UE tiene mucho que decir a eso", defendió. 

La candidata socialista aprovechó entonces para enumerar otros recortes de "derechos y libertades" anunciados o aprobados ya por el Gobierno del PP: "quieren meter en la cárcel a los ginecólogos que ayuden a las mujeres a abortar mientras sacan de ellas a los narcotraficantes", denunció haciendo referencia a la limitación impuesta a la justicia universal. También criticó la ley mordaza que "pretende limitar la libertad de manifestación", frente a lo que Cañete reaccionó asegurando que "no se coarta la libertad de manifestación, sino la violencia de los manifestantes". 

En inmigración o lucha contra la violencia de género, ambos candidatos parecían estar de acuerdo en la necesidad de un pacto de Estado, pero se culparon uno a otro de no haber llegado todavía a un acuerdo. Valenciano criticó la "lamentable" actuación del Gobierno en las crisis de Ceuta y Melilla, así como el no haber oído nunca a Rajoy "hablar de violencia de género, ni siquiera para decir 'lo siento'". Cañete, por su parte, defendió la labor de la Guardia Civil que gestiona las fronteras y dijo apoyar la idea de reforzar la seguridad de las mujeres. 

Tras un bloque de políticas sectoriales de la UE en el que las acusaciones sobre quién había conseguido mejores condiciones para los agricultores y pescadores españoles, el debate terminó casi como había comenzado: con una Elena Valenciano abogando por "reconquistar derechos" y con un Miguel Arias Cañete presentando al PP como el único capaz de continuar con la senda de la recuperación económica. "Necesitamos reconquistar la Europa de los derechos de los trabajadores, de la mujeres y para esa Europa es necesaria una fuerza progresista que pueda devolver a Europa su rostro humano", zanjó la socialista, pidiendo el voto el próximo 25 de mayo. El candidato del PP hizo lo propio: "España está volviendo a crear empleo gracias a las políticas del PP y no es razonable volver a perderlo", concluyó.