Público
Público

El enfrentamiento en la UE sobre las cuotas lecheras complica la reforma de la PAC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los países de la Unión Europea (UE) han mostrado hoy un enfrentamiento considerable sobre el futuro de las cuotas lecheras, lo que se puede convertir en una de las mayores dificultades para conseguir en noviembre un acuerdo sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC).

El Consejo de ministros de Agricultura de la UE ha terminado una reunión de dos días que pretendía acercar posturas de cara a la negociación de la revisión de la PAC, que pretende concluir en noviembre.

La PAC absorbe la mitad del presupuesto comunitario, 55.800 millones de euros al año (España el segundo receptor, con más de 6.900 millones para agricultura y pesca).

Entre los asuntos de discusión del Consejo, según varias fuentes, ha destacado el "enfrentamiento" respecto a la parte relativa al mercado lácteo y a las ideas de la Comisión Europea (CE) de que en 2015 acaben las cuotas lecheras y entre tanto, la UE acuerde medidas para acostumbrar al sector a la liberalización.

Según la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, entre los países de la UE hay opiniones muy diversas que hacen augurar que este asunto será uno de los más duros en las negociaciones.

"Se puede encontrar desde países que no quieren ningún aumento de cuota hasta los que piden un 10%", según Fischer Boel.

Entre los países que rechazan el final de las cuotas figuran Grecia, Austria o Alemania; el Reino Unido y Dinamarca quieren una liberalización; por su parte, Italia ha sido el país que ha reclamado un incremento del 10%.

Polonia y Holanda piden también subidas del 5% anuales de las cuotas, superiores a las que baraja Bruselas (1% anual, para acostumbrar a los ganaderos al fin de las cuotas en 2015).

Por su parte, el secretario de Estado del Medio Rural español, Josep Puxeu, ha aludido también al enfrentamiento entre los países, citando por un lado a los que no quieren "hacer nada" para cambiar el sector y por otro, los que pretenden una "liberalización absoluta".

España defiende la "prudencia" antes de tomar medidas drásticas sobre el futuro del sector lácteo; en algún momento del Consejo, Puxeu ha sugerido la idea de aplazar dos años la decisión de acabar con las cuotas lecheras.

Otro aspecto en el que persiste el desacuerdo entre los países sobre la propuesta de la CE es la llamada "modulación", como se conoce el recorte de subvenciones agrícolas directas para trasvasar ese dinero a otras políticas en el campo, las de desarrollo rural (cofinanciadas por la UE y los países).

Actualmente ya se aplica esa reducción al 5% de las ayudas y Bruselas pretende elevar el recorte hasta situarlo en el 13% para los productores que perciben subsidios por más de 5.000 euros.

España rechaza ese proyecto y quiere rebajar la "modulación" respecto a las propuestas de Bruselas.

Por otro lado, España solicita plazos transitorios antes de que se aplique el recorte en las legumbres, el arroz, los frutos secos, los forrajes, el trigo duro y el tabaco, con vistas a mantener hasta el 2013 las primas en la situación actual.

La comisaria europea de Agricultura ha manifestado que el tabaco "no está dentro de la reforma de la PAC".

Los países intensificarán los contactos de la PAC y las reuniones de alto nivel; el Consejo de Agricultura volverá a discutir sobre la reforma en octubre en Luxemburgo, los días 27 y 28; la negociación final está prevista para el 19 de noviembre.