Público
Público

Enfrentamientos tras la cumbre del G-20 en Pittsburgh

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La policía y manifestantes anticapitalistas se enfrentaron en el campus de la Universidad de Pittsburgh en la noche del viernes, horas después del término de la cumbre del Grupo de los 20 países ricos y en desarrollo.

La policía disparó balas de goma para dispersar a cerca de 40 manifestantes que se reunieron en una plaza para una "manifestación contra la brutalidad policial" organizada a través de mensajes de Twitter.

Una multitud de cientos de estudiantes salió desde los dormitorios cercanos para ver cómo la policía con atuendo antidisturbios rodeaba a los manifestantes en la plaza y luego les ordenaba dispersarse.

La policía utilizó gas pimienta y un aparato de audio que emite un ruido ensordecedor para hacer huir a los estudiantes.

"Estábamos parados en la esquina y ni siquiera nos dijeron que nos dispersáramos, sólo comenzaron a dispararnos", dijo a Reuters Curtis Stine, un estudiante de ciencias informática de 21 años.

Muchos de los estudiantes dijeron que sólo salieron para ver la protesta o para divertirse en la noche del viernes, varios ni siquiera conocían el motivo de la manifestación.

Fue la segunda noche de enfrentamientos en el campus. En la noche del jueves la policía lanzó gas pimienta y balas de goma para dispersar a manifestantes que rompieron las ventanas de más de una decena de tiendas y bancos.

Anteriormente el viernes, más de 1.000 personas -desde ecologistas, socialistas, palestinos, tibetanos hasta trabajadores sindicalizados- se congregaron para marchar contra el capitalismo y la agenda de la cumbre del Grupo de los 20.

Fueron rodeados por un gran número de policías que los mantuvieron a cerca de un kilómetro de distancia del centro de convención.

Los participantes sostenían carteles como "Le decimos no a la codicia corporativa" y "G-20 = Muerte por Capitalismo".

Sólo hubo un arresto en la tarde del viernes y el ánimo era alegre, en contraste con las protestas del jueves, cuando tres enfrentamientos con la policía dejaron decenas de arrestados.

Denise Edwards, de 58 años, una trabajadora local, dijo "El G-20 toma decisiones que afectan nuestras vidas. Las decisiones que están tomando no son para los trabajadores".

Las protestas -normalmente contra algunos aspectos del capitalismo- ha menudo han marcado las cumbres desde que las negociaciones de comercio empezaron en Seattle en 1999, cuando los manifestantes saquearon el centro de la ciudad.

Los organizadores dijeron que la marcha del viernes fue la mayor protesta en esta ciudad del oeste de Pensilvania desde la Guerra de Vietnam.

Las protestas en la ciudad empezaron el jueves mientras los líderes de las 19 economías desarrolladas y en desarrollo y la Unión Europea daban inicio a un encuentro de dos días para discutir cómo evitar otra crisis económica global.

La policía declaró un total de 81 arrestos en lo que va de la semana.

Rachel Kutz-Flamenbaum, de 33 años, participó en la marcha del viernes con su hija de 18 meses, Rosemary, anudada a su espalda.

"Necesitamos poder mostrar que no tenemos miedo de participar en democracia", dijo. "La democracia morirá si no la protegemos. Necesitamos realizar la toma de decisiones globales de modo democrático", afirmó.

El jueves, las marchas empezaron a la hora de almuerzo y continuaron hasta bien pasada la medianoche. Iniciando con una marcha de cerca de 2.000 personas, las protestas rápidamente degeneraron en escaramuzas con la policía.

Los manifestantes rompieron ventanas de algunas tiendas y arrojaron piedras y botellas a la policía, quien respondió con gas pimienta para dispersarlos.