Público
Público

Enrique Ponce: "Es un ataque político contra algo muy español"

El torero opina que la culpa es de los taurinos, que no supieron efender sus intereses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El torero Enrique Ponce ha opinado que la admisión por el Parlament de Catalunya de la propuesta para prohibir las corridas de toros es 'un ataque político utilizando la 'Fiesta' contra algo muy español'.

'Es lamentable que por nuestra desidia, una vez más, los taurinos no hemos sabido defender nuestros intereses. Aunque quizás estamos todavía a tiempo', dijo el diestro valenciano.

'Podíamos haber hecho más', se lamentó Ponce, pero anunció que el mundo taurino se pondrán ahora manos a la obra 'contando con el plazo que va a llevar esta ILP (Iniciativa Legislativa Popular)'.

Para el torero, 'la fuerza de la 'Fiesta' es grande por sus propios valores y seguro que va a acabar dándole la vuelta a esto'.

El Parlamento catalán ha abierto hoy la puerta a prohibir las corridas 

El Parlamento catalán ha abierto hoy la puerta a prohibir las corridas de toros en Catalunya al aceptar que siga tramitándose la ILP, avalada por 180.000 catalanes, que hace esta petición.

Un total de 67 diputados han votado a favor de permitir que la ILP pueda continuar debatiéndose y, de esta manera, han derrotado las enmiendas a la totalidad presentadas por PSC, PP y Ciudadanos, respaldadas por 59.

La decisión del Parlament también afecta el bolsillo de algunos. Al empresario taurino Óscar Chopera no le gusta nada: 'No todo está perdido, prohibir me parece una palabra nefasta'.

La situación es difícil pero no está todo perdido. Lucharemos por defender nuestro patrimonio cultural y taurino', subrayó el empresario, para quien lo ocurrido en Cataluña 'es un tema más político que taurino'.

En la misma línea le toca el tema a Pedro Balañá, propietario de la Plaza Monumental de Barcelona, tras la votación en el Parlament sobre la iniciativa popular contra las corridas de toros, que la prohibición, si sale adelante, es 'una limitación a la libertad de las personas que mantienen y sienten esta tradición'.

'No tengo más que decir que lamento que pueda llegar a prohibirse una de las tradiciones con más arraigo en Barcelona y en Cataluña', dijo Balañá en conversación telefónica.

'Espero que finalmente no suceda pues es una limitación a la libertad de las personas que mantienen y sienten esta tradición', añadió.