Público
Público

El entorno de Aguirre considera que Cobo cometió una infracción "grave"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El entorno de la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, considera que las declaraciones que hizo contra ella el vicealcalde Manuel Cobo en "El País" constituyen una infracción "grave", de las que "se sancionan con suspensión de militancia y de funciones por un periodo acorde con la repercusión o gravedad de los hechos".

Así lo han indicado a Efe algunos diputados regionales del PP, entre ellos el que fuera presidente de la Asamblea durante la primera legislatura de Alberto Ruiz-Gallardón al frente de la Comunidad, Juan Van-Halen.

Los diputados madrileños creen que las declaraciones de Cobo no fueron fruto de un "calentón circunstancial", sino que "era un pulso, un arma más de presión a Rajoy, por cierto de muy baja estofa, al que se colocaba en una situación difícil e indeseada", ha señalado el diputado y senador, Juan Van-Halen, periodista y escritor.

"Como periodista creo que hay no pocas incógnitas en esta entrevista, que lo menos que tiene es improvisación y que a mi juicio no nacen de un calentón circunstancial", ha argumentado, tras apuntar que espera una "decisión justa, ecuánime y acorde con la gravedad de lo sucedido, porque en mis muchos años de afiliación no he vivido nada parecido, tanto por el fondo, como por la forma".

Según Van-Halen, "cuando el PP está por encima del PSOE en las encuestas, Rajoy noqueó a Salgado en el debate de Presupuestos, está sin resolver el 'caso Faisán' y cunden los escándalos en el seno del socialismo, el balón de oxígeno que ha podido suponer el 'caso Cobo' para Ferraz y Moncloa como cortina de humo es mucho más que una inoportunidad o un error impensado del que se pueda salir de rositas pidiendo perdón como el que pisa en el pie a un viandante".

Van-Halen ha sostenido que los Estatutos del PP "para nada hablan, en relación con los hechos graves, de apercibimiento ni de que quien los comete quede exculpado por el hecho de pedir disculpas".

Ha opinado que "el daño a la imagen del partido ya se ha hecho, y más en un militante del que, por su condición de vocal del Comité Ejecutivo Nacional y por su alto cargo público, debe esperarse ejemplaridad", y que "el asunto se agrava más aún porque el alcalde, que además es miembro del Consejo de Dirección nombrado por el presidente, se apresuró a apoyar y asumir las escandalosas declaraciones de Cobo, y éstas contenían falsedades de bulto".

"Los cargos electos del partido en Madrid, y creo que puede hablarse de una amplísima mayoría de ellos, y como ejemplo está el manifiesto de alcaldes populares de la Comunidad y de portavoces en municipios en que no gobernamos, conocen directamente la opinión de los afiliados, y están expectantes ante la decisión que tomen los órganos correspondientes cuando calibren las responsabilidades del vicealcalde de Madrid por sus declaraciones, a mi juicio muy dañinas para el partido", ha insistido.

Van-Halen también se ha mostrado convencido de que la disposición del alcalde a retirar el recurso judicial que tiene paralizado el proceso electoral en Caja Madrid "evidencia que Ruiz-Gallardón no actuaba en defensa de los intereses de los madrileños, como dijo, sino clara y llanamente contra Esperanza Aguirre y contra la mera posibilidad de que Ignacio González fuese presidente de la entidad".

Tras elogiar el "buen juicio" y la "lealtad al partido y a su presidente" de Ignacio González, por "renunciar a que su nombre se baraje como candidato a la presidencia de Caja de Madrid", el diputado y senador ha comparado esa actitud con la de "poner una patata caliente en las manos de Rajoy por la vía de unas escandalosas declaraciones que se han querido vender como un servicio a su liderazgo".

Van-Halen ha concluido que considera "chusco que se llegue a barajar por algún medio informativo que podría nombrarse una Gestora para dirigir el partido en la Comunidad" y ha defendido que "cuando hay una dirección consolidada y amparada en una mayoría abrumadora de votos en un Congreso, revalidados en 2008, entre los que por cierto se encontraban los apoyos públicos y declarados del alcalde y del vicealcalde de Madrid, hablar de Gestora es una fábula o un despropósito".