Público
Público

El entorno de Blesa reúne en una mañana los 2,5 millones para sacarle de la cárcel

El expresidente de Caja Madrid abandona la prisión de Soto del Real tras pasar entre rejas menos de 20 horas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los familiares y allegados de Miguel Blesa han tardado una mañana en reunir los 2,5 millones de euros necesarios para sacar de la cárcel al expresidente de Caja Madrid, que ingresó en la cárcel en la noche de este jueves, con los bancos ya cerrados para hacer gestiones.

Blesa ha abandonado a las 18.25 horas de este viernes  la cárcel de Soto del Real (Madrid) tras depositar la fianza de 2,5 millones de euros que el juez le impuso para eludir la prisión, como responsable de presuntos delitos de administración desleal o apropiación indebida en concurso con falsedad de documentos, por la compra por Caja Madrid del City National Bank de Florida en 2008.

El entorno de Blesa, que ha dormido una noche en cárcel, ha tardado menos de 24 horas en reunir la millonaria caución que el juez Elpidio José Silva le impuso para eludir la prisión provisional.

Alrededor de las 13.30 horas de este viernes, ya habían conseguido completar los 2,5 millones de euros, momento en que su abogado ha comenzado a tramitar la validación de la fianza, que ya ha hecho efectiva.

El juez justificó la adopción de la medida cautelar ante los 'indicios racionales de responsabilidad criminal' en la actuación de Blesa, imputado por un delito societario de administración desleal o bien de uno de apropiación indebida en concurso con otro de falsedad de documento público por las presuntas irregularidades en la compra del City National Bank de Florida.

Apreció además un 'innegable riesgo de fuga' en Blesa, fundamentalmente por el 'pronóstico de pena' que se le podría imponer a tenor de los delitos que se le imputan, y 'peligro fundado y concreto' de que el exbanquero pudiese ocultar, alterar o destruir pruebas relevantes.

El juez Silva achaca al expresidente de Caja Madrid una conducta 'aberrante' por 'la ausencia total de la mínima diligencia en la gestión y destino proyectado para los fondos de Caja Madrid', lo que, unido a la crisis económica, 'posiblemente condujo al colapso' de la entidad.

Una vez fuera de la cárcel, Blesa mantiene como medida cautelar la prohibición de abandonar el territorio nacional, y tiene la obligación de entregar el pasaporte al Juzgado.

Dos abogados de Blesa ha llegado a bordo de un vehículo azul oscuro a las 18.15 horas a la prisión madrileña, a cuyas puertas le esperaba un grupo de cámaras y reporteros. Los dos letrados han accedido al interior del centro penitenciario, donde aguardaba su cliente.

Minutos después, uno de los abogados ha movido el turismo para que su representado accediera con mayor facilidad. Acto seguido, el exbanquero, ataviado con un jersey verde y pantalones de sport, ha salido de prisión, ha observado a los informadores y, sin hacer declaraciones, se ha adentrado en el turismo por la puerta del copiloto.

Los letrados habían acudido en la tarde de este viernes al Juzgado número 53 de Madrid, en funciones de guardia, para depositar la fianza.

Blesa estuvo el jueves durante más de siete horas en el Juzgado de Instrucción número 9 hasta que le fue notificado el auto por el que se decretaba su ingreso en la cárcel. El exresponsable de Caja Madrid, con semblante serio y aspecto preocupado durante el tiempo que permaneció en dependencias judiciales, fue citado a las 13.40 horas para declarar por la compra del City National Bank de Florida por parte de Caja Madrid emprendida en abril de 2008. Su comparecencia comenzó con retraso y se prolongó por espacio de casi tres horas.

Tras ella, Blesa aguardó en los pasillos de los Juzgados de Plaza de Castilla acompañado por su abogado y el resto de letrados personados en la causa que investiga el juez Elpidio José Silva sobre esta operación y sobre un crédito de 26,6 millones de euros concedido a Gerardo Díaz Ferrán cuando era consejero de la entidad.

Blesa, con fecha reservada para contraer matrimonio en breve, recibió múltiples llamadas de familiares y amigos interesándose por su situación tras conocer la noticia de su ingreso en prisión provisional.

Durante las siete horas de espera, el expresidente de la caja madrileña permaneció sentado en los bancos de madera situados en el pasillo donde se encuentra el Juzgado de Silva. Dio continuos paseos ante la puerta del mismo, del que no se separó en las siete horas de espera, ni siquiera para ir a comer.

Pasadas las 20.00 horas de la tarde, Blesa accedía al interior del Juzgado para que le fuera notificado el auto de ingreso en prisión provisional. A su salida, le esperaban dos agentes de la Guardia Civil con la orden de trasladarle a la prisión de Soto del Real, donde ha dormido esta noche.