Público
Público

Entra en vigor el veto a los hongos alucinógenos en Holanda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Catherine Hornby

Los Países Bajos prohibirán desde la próxima semana la venta y el cultivo de todo tipo de hongos alucinógenos, el último objetivo de un país que busca acabar con la imagen de que en su territorio "todo vale".

El Gobierno holandés propuso la prohibición en abril, esgrimiendo la peligrosidad de las sustancias, tras la muerte de un adolescente francés que saltó de un puente de Ámsterdam en 2007, después de haber consumido hongos alucinógenos.

"El uso de 'hongos mágicos' tiene efectos alucinógenos. Está probado que puede llevar a efectos impredecibles y por lo tanto a un comportamiento de riesgo", dijo el Ministerio de Sanidad holandés en un comunicado.

"Estamos apuntando a los productores y a las tiendas que venden", dijo un portavoz, que especificó que a partir del 1 de diciembre se impondrán sanciones de hasta cuatro años de cárcel.

El ingrediente activo de los hongos alucinógenos es la psilocibina. Los efectos duran hasta seis horas e incluyen nauseas, vómitos y debilidad muscular en los primeros momentos tras la ingesta.

Las consecuencias psicológicas incluyen alucinaciones e incapacidad de diferenciar entre fantasía y realidad. Los ataques de pánico y la psicosis también pueden producirse, particularmente cuando se consumen grandes dosis, según el Centro de Inteligencia del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Algunos partidarios de estas sustancias aseguran que su ingesta permite un estado de conciencia e introspección y ayuda a meditar.

La venta de hongos secos ya es ilegal en Holanda y está penada con hasta ocho años de cárcel, según el portavoz del Ministerio de Justicia, que aclaró que la prohibición se extenderá a los productos frescos que se venden en tiendas llamadas "smart shops" por un precio de 15 euros el paquete.

"La gente simplemente irá al bosque, lo que es peligroso. O pueden acudir a traficantes callejeros, y mezclarlos con drogas duras", aseguró David Henriks, de la tienda Tatanka.

Cerca de 180 comercios deberán cerrar por la nueva normativa, por lo que se espera una venta especial este fin de semana.

Los servicios de emergencia de Ámsterdam reflejan en sus estadísticas que mientras en 2004 el número de llamadas relacionadas con hongos era de 55 casos, en 2006 esta cifra ascendió a 128, en su mayoría jóvenes procedentes de Reino Unido.

En los últimos años, los Países Bajos han derogado algunas de las posturas tolerantes y ha endurecido las leyes sobre el uso de drogas y la prostitución.

Varios recintos relacionados con el comercio sexual fueron cerrados en 2008 y la ciudad tiene pensado clausurar también los cafés donde se vende marihuana, que ya no permiten ni fumar tabaco ni consumir bebidas alcohólicas, y que están situados cerca de establecimientos educativos.