Público
Público

La entrada legal de inmigrantes aumenta un 5% en 2006 hasta los 4 millones, segú la OCDE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cerca de cuatro millones de inmigrantes legales con carácter permanente entraron en 2006 en los 30 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), un 5% más que el año anterior.

El incremento, no obstante, se ralentizó respecto a los registrados en 2005 (12% más) y en 2004 (18% más), destaca la OCDE en su informe anual de migraciones internacionales publicado hoy.

La OCDE no puede sino constatar en el estudio que carece de datos para cifrar la inmigración irregular, y se limita a apuntar que sólo Estados Unidos publica regularmente estimaciones al respecto, según las cuales en su territorio había 8,5 millones de 'sin papeles' en enero de 2000 y unos 11,6 millones en 2006, lo que entonces representaba en torno al 4% de la población total.

De acuerdo con las autoridades estadounidenses, sólo un 45% de esos inmigrantes irregulares habrían entrado en el país de forma legal, algo que, de acuerdo con los autores del estudio, se explicaría por los cientos de kilómetros de frontera terrestre con México que favorecen el paso clandestino.

En otros países donde también se han hecho proyecciones sobre la entrada de los 'sin papeles', los porcentajes de inmigrantes que llegaron legalmente son mucho más elevadas: del 60 al 65% en Italia y del 75 al 80% en Japón.

 

Eso muestra para la OCDE que 'es difícil atajar la inmigración ilegal únicamente con medidas de control en las fronteras', en particular 'cuando hay una verdadera necesidad de mano de obra y cuando los empresarios no disponen más que de medios limitados para contratar en el extranjero'.

En cualquier caso, señala que la mayor parte de países han puesto en marcha nuevas medidas para reducir el flujo de inmigrantes irregulares y expulsarlos a sus puntos de origen, y cita casos como el de Estados Unidos, que ha endurecido los protocolos de entrada en su territorio incluso para sus nacionales.

También se detiene en el de España, basado en tres principios: 'mejorar la gestión de las admisiones, regular mejor las redes legales de entrada y ayudar a los países de origen', por ejemplo con el envío de expertos a varios lugares del oeste de África para luchar contra la inmigración irregular.

Los autores del informe destacan que aunque no se ha lanzado recientemente ninguna campaña de regularización de 'sin papeles' de gran amplitud, se siguen tomando medidas en esa línea bajo diferentes formas.

Así se refieren, por ejemplo, a que 'España se ha dotado de un mecanismo de regularización continua, dejada a la apreciación de las autoridades, en dirección a los inmigrantes irregulares que puedan probar su integración en la sociedad española'.

También afirman que países como Bulgaria y México son punteros en la acción para combatir la trata de seres humanos en la inmigración clandestina.

A ese respecto defienden que 'el refuerzo de la cooperación internacional contra las bandas de traficantes de clandestinos pasa por la firma de tratados internacionales y por la mejora de los instrumentos que autorizan la extradición'.

Los principales países de procedencia de los inmigrantes que llegaron a la OCDE fueron en 2006 China (473.000), Polonia (235.000), Rumanía (205.000), México (186.000), Filipinas (159.000), Reino Unido (150.000), India (142.000), Marruecos (112.000), Estados Unidos (106.000), Alemania (105.000) y Brasil (101.000).

En términos relativos, los incrementos más pronunciados entre 2000 y 2006 en número de inmigrantes que salieron de sus países con destino a los de la OCDE fueron los de Bolivia (56,7% más anual hasta 74.000 en 2006), Rumanía (14,9% más) y Polonia (14,2% más).

Uno de los cambios más significativos de 2006 fue la disminución del peso relativo de los mexicanos que entraron en Estados Unidos (alrededor del 15%), significativamente inferior al que habían tenido en el periodo 1995-2005 (en torno al 19%).