Público
Público

Intenta entrar en España en un doble fondo de un coche: "Era un ataúd"

La Guardia Civil rescata a un inmigrante que se encontraba enclaustrado debajo de los asientos delanteros de un coche.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Guardia Civil ha rescatado a un inmigrante de un doble fondo de un vehículo cuando se encontraba enclaustrado en lo que ha calificado como 'un auténtico ataúd', en el momento en el que un vehículo conducido marroquí pretendía pasar ilegalmente a Melilla con una persona sin documentación. Según ha informado a Europa Press un portavoz de la 2006 Comandancia, la intervención ha tenido lugar en la Aduana de Beni-Enzar, durante la inspección de un turismo, marca Renault, modelo 18, de color gris, matrícula marroquí, en muy mal estado, ocupado aparentemente sólo por su conductor, que en esos momentos pretendía acceder a Melilla.

Al iniciarse el reconocimiento en la zona de los asientos delanteros, que aparentaba absoluta normalidad, 'un detalle de interés policial hizo recelar a los guardias civiles, que comenzaron a inspeccionarlo en profundidad', apreciando al mirar por la parte trasera, bajo los asientos, 'unos tornillos que fijaban una chapa metálica', que delataba la posible manipulación y realización de un doble fondo, ha explicado la citada fuente. De esta forma, los agentes llegaron a un doble fondo construido que la Guardia Civil cataloga como 'auténtico ataúd' porque primero tuvieron que quitar varios tornillos que fijaban la chapa al chasis y luego literalmente arrancarla, 'al ver que en su interior se encontraba una persona en mal estado, casi desvanecida'.

Tras su auxilio y rescate, el inmigrante no se podía siquiera ponerse en pie, sufría mareos y dificultad para respirar con normalidad, 'presumiblemente por el golpe de calor excesivo que sufrió y los gases acumulados procedentes tanto del vehículo donde iba aprisionado como de otros próximos', según ha detallado el portavoz policial. Los agentes lograron su estabilización en dependencias oficiales sin que fuera necesario requerir los servicios médicos, por lo que su estado de salud es bueno.

El joven rescatado, de origen subsahariano, varón, indocumentado, dice proceder de Guinea, de 20 años de edad, que ha pasado a disposición judicial en calidad de testigos y posteriormente entregado al Cuerpo Nacional de Policía para la aplicación de la vigente Ley de Extranjería. El conductor del vehículo es un ciudadano de nacionalidad marroquí, con residencia en la vecina provincia de Nador (Marruecos), que atiende a las iniciales H.O. de 23 años de edad, que en calidad de detenido ha pasado a disposición judicial como supuesto autor de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, conocido en el ámbito coloquial como tráfico de inmigrantes o de personas, decretando su titular su ingreso en prisión.