Público
Público

Se entrega a la Policía tras asesinar a su exmujer en Santander

Es la cuarta víctima por violencia machista en cuatro días. 22 mujeres han muerto en lo que va de año.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un hombre ha asesinado esta madrugada a su expareja en su domicilio de Santander y ha llamado a la policía para entregarse, han informado fuentes de la Policía local de la capital cántabra.

El hombre, de 37 años, esperó la llegada de las fuerzas de seguridad en el domicilio en el que había asesinado a la mujer, de 30 años, donde también se encontraba el hijo de ambos. Los dos eran de nacionalidad peruana.

Según han informado fuentes de la investigación, el hombre tuvo hasta enero una orden de alejamiento a raíz de una denuncia de la víctima. Pero tras un recurso del agresor, el Juzgado de Violencia de Género de la capital cántabra decidió retirarla.  

Cuando los agentes llegaron al domicilio a las 22.35 horas se encontraron al hombre en el salón junto a la víctima. La Policía intentó auxiliarla, aunque sólo pudo confirmar que había fallecido. En el lugar no había ningún arma y el propio A.A.P. confesó que él la había asfixiado.

El hijo de ambos, de 4 años, no se encontraba en la estancia donde estaban su padre y el cuerpo de su madre. La Policía Nacional ha informado de que los servicios sociales se han hecho cargo del menor.

El hombre dijo que había llevado al menor a la casa después de estar con él durante el día. También explicó a los agentes que desde que llegó al domicilio -dos horas antes de que confesara los hechos a la Policía- había estado discutiendo con su mujer, aunque no explicó los motivos de esa discusión.

Con este asesinato, son ya 22 las mujeres muertas a manos de sus parejas o exparejas en lo que va de año, y la cuarta desde el pasado martes. En Cantabria, este es el primer caso de violencia machista que se produce desde hace más de cinco años, cuando en noviembre de 2007 un hombre mató a su exmujer en la localidad cántabra de Puente Arce.

016: Teléfono de atención a las víctimas de malos tratos. La llamada es gratuita y no deja rastro en la factura telefónica.