Público
Público

ENTREVISTA-Iberpapel busca diversificarse ante crisis del papel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por José Elías Rodríguez

Tras la construcción de la planta de cogeneración en su fábrica de papel de Guipúzcoa, un proyecto que ha convertido la electricidad en una recurrente fuente de ingresos y beneficios, Iberpapel dijo el viernes que analizará nuevas opciones de negocio de cara al 2010, aunque estas se encuentran todavía en fase germinal.

"Nos hemos convertidos en muy eficientes en energía y ahora nuestra opinión es estudiar en profundidad nuevas opciones para el año que viene empezar a proponérselas al consejo de administración y luego informar a los accionistas", dijo en una entrevista telefónica con Reuters el director general de la papelera vasca, Íñigo Echevarría Canales.

El directivo prefirió no entrar en matices sobre sectores o productos debido al carácter embrionario de dichas opciones.

"Tenemos propuestas pero están absolutamente en mantillas (...) hay que ver las regulaciones, hablar con los suministradores (...) todo está muy en el aire", dijo.

La última diversificación de Iberpapel, hacia la energía, está aportando al grupo importantes réditos. La planta de cogeneración situada en sus instalaciones de Hernani, en la que invirtió 43 millones de euros, abastece al grupo de la energía necesaria para el proceso de producción de papel y además genera electricidad sobrante que se vende a la red y que hasta septiembre representó cerca del 19 por ciento del total de ingresos.

Como ha sucedido con otras papeleras, la energía está salvando las cuentas de resultados en un sector que empalmó su crisis particular con la recesión económica mundial y en el que la demanda no termina de despegar por el exceso de capacidad.

"(La energía) ayuda por muchos motivos, optimizas el rendimiento energético de la compañía y hay momentos en que, indudablemente, el negocio eléctrico es muy bueno", dijo Echevarría.

El director general añadió que actualmente el grupo genera cerca de 60 MW y no descartó que esta potencia se ampliase en un futuro, aunque para ello habría que estudiar nuevos programas de inversión.

Aunque los beneficios de Iberpapel siguen bajando, la tendencia es menos acusada trimestre tras trimestre por las ventas de energía y el abaratamiento de las materias primas, entre ellas el gas con el que genera la mayor parte de su potencia eléctrica.

Así, el grupo pudo cerrar los nueve primeros meses del año con una caída del 28 por ciento en el beneficio neto (frente a desplomes del 65 por ciento del primer semestre y de casi el 90 por ciento en el primer trimestre) y con crecimiento en el resultado de explotación bruto (EBITDA).

De cara al futuro, Echevarría mostró confianza para el cierre del ejercicio. "Se está marcando una tendencia clara en la evolución de la compañía", dijo el ejecutivo, que además destacó el bajo endeudamiento del grupo (menos de 2 veces el EBITDA) y su capacidad de creación de caja.