Público
Público

ENTREVISTA-Política droga Obama intentará disminuir riesgo salud

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La administración de Barack Obamaampliará la política antidrogas de Estados Unidos, variando elantiguo enfoque de prohibición y castigo hacia una mayoratención a minimizar los riesgos de salud asociados alproblema, dijo un funcionario de Gobierno de alto rango.

Uno de los quiebres con el lineamiento del anteriorGobierno de Bush es que el presidente Barack Obama apoya elfinanciamiento federal de intercambio de agujas como parte deuna reestructuración a la política de drogas, expresó a Reutersel secretario de Estado adjunto, David Johnson.

El cambio busca balancear las políticas de mano dura contratamientos para reducir la demanda de mercado y mejorar lasalud pública, explicó Johnson, jefe de la oficinaestadounidense que trata asuntos relacionados connarcóticos.

"Esto resultará en una política que es más amplia y másfuerte que la que teníamos en el pasado", precisó en unaentrevista durante una pausa en los diálogos de Naciones Unidassobre estrategias para enfrentar el consumo de drogas, que serealizaron durante el viernes.

Washington se unió la semana pasada a los Estados miembrosde Naciones Unidas que acordaron una extensión de 10 años a la"lucha contra las drogas" de la ONU. Sin embargo aliadoseuropeos se quejaron de que el plan omitió estrategias de"mitigación de daños", culpando en parte a la oposiciónestadounidense.

Tales medidas podrían incluir financiamiento estatal paraintercambio de agujas a adictos que se inyectan, habitacionesseguras para el consumo de drogas y suministros de heroína yjeringas limpias en las prisiones.

Estas medidas ayudarían a evitar el contagio de VIH quecausa el sida y otras enfermedades que se transmiten por mediode la sangre, dijeron sus defensores.

Johnson precisó que a pesar de que Obama apoya la asíllamada medida de "reducción de daño" en la entrega de agujas,Washington no podría aceptar tal medida como estaba escrita enel pacto, porque abarcaba a otras que están fuera de lapráctica estadounidense.

CAMBIO

Rusia, Japón, Italia y el Vaticano se reunieron enWashington para impedir la medida de "reducción de daño" en elacuerdo de Naciones Unidas, el cual requería el consenso de 53naciones, debido al sentimiento de que legitimizaba conceptosque podrían condonar en cierta medida el abuso de narcóticos.

Johnson restó importancia a la disputa, diciendo que lapolítica estadounidense cambiaría a un "mayor énfasis, con elpaso del tiempo, a una reducción de la demanda y programas deprevención (de uso drogas)" junto con la aplicación de la ley.

Además explicó que el gasto estadounidense en programas detratamiento para usuarios de drogas ha aumentado casi cuatroveces hasta 14.000 millones de dólares al año desde el primerprotocolo anti narcóticos de la ONU, adoptado una décadaatrás.

Un creciente número de países, principalmente europeos, habuscado durante la última década ayudar y rehabilitar a adictosmás que criminalizarlos.

Johnson dijo que un nuevo acuerdo de la ONU refleja elcambio de enfoque al citar la necesidad de abordar el alarmanteaumento en la transmisión del VIH a través de agujas, conavanzados programas de prevención, tratamiento y "servicios deapoyo relacionados".

"Esa fue la señal de cambio en estas negociaciones",agregó.

Algunos participantes en las negociaciones del mes pasado,responsabilizaron a las disputas provocadas por algunosintegrantes del Gobierno de Bush aún ejerciendo desde laasunción al poder de Obama, que no habían recibidoinstrucciones para abordar el problema desde otra perspectiva.

Johnson negó que fuera así. "En gran medida hubo unadirectiva oficial desde Washington. No hubo confusión enabsoluto. El (cambio sobre) intercambio de agujas fue un clarosigno de eso", precisó.