Público
Público

Un epistolario de Miró romperá tópicos sobre su relación con la cultura catalana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La publicación antes de finalizar este año del epistolario privado del pintor Joan Miró "romperá tópicos" respecto a su relación con la cultura catalana, a la vez que acercará su vida y su obra al público, según han explicado hoy en rueda de prensa las responsables de esta obra.

La directora de la Fundación Miró, Rosa Maria Malet; la jefa de conservaciones de la entidad, Teresa Muntaner, y la jefa de proyectos y programación, Martina Millà, han presentado este mediodía las principales exposiciones de la próxima temporada, que se iniciará en noviembre con una antológica del primer pintor abstracto, el checo Frantisek Kupka, y han avanzado que el primer volumen del epistolario de Miró está prácticamente terminado.

Un equipo encabezado por Muntaner lleva varios años trabajando con las cartas privadas que Miró cruzó a lo largo de su vida con amigos suyos, como el galerista Joan Prats, y que el historiador Joan Ainaud de Lasarte había empezado a recopilar.

Muntaner ha señalado que, en total, en dos volúmenes diferentes se publicarán unas 500 misivas, la gran mayoría de ellas en catalán, apareciendo antes de acabar 2009, editado por Barcino, el tomo que incluye la correspondencia que va desde sus inicios como pintor hasta el año 1945, cuando "vivía con ilusión el final de la guerra mundial y el poder volver al ámbito internacional".

En opinión de Teresa Muntaner, este epistolario "deshará muchos tópicos, como los que han llegado hasta nuestros días sobre su relación con el mundo de la cultura catalana".

En este sentido, ha sostenido que las cartas sirven para contextualizar frases como "Nunca más Barcelona. París, París, París", puesto que más que querer renegar de su ciudad lo que demuestran sus textos es que quería imbuirse de una capital, la francesa, que en aquel momento era la más vanguardista de todas.

Por otra parte, según Muntaner, los textos que se publicarán ponen de manifiesto el "buen" conocimiento que tenía Miró del catalán, a pesar de que Pompeu Fabra acababa de fijar las nuevas normas ortográficas y gramaticales.

La correspondencia, además, dará a conocer la posición del artista en relación con la República española, a la que apoyaba, y su desasosiego por la Segunda Guerra mundial.

Del libro destacan, asimismo, las cartas inéditas que envió a personajes como el galerista Joan Prats, el ceramista Josep Llorenç Artigas o el crítico Sebastià Gasch.

Con respecto de las exposiciones de la próxima temporada, tanto Rosa Maria Malet como Martina Millà han destacado la que se programará entre noviembre de 2009 y enero de 2010, centrada en Frantisek Kupka, considerado el "padre" del arte abstracto, aunque en España es poco conocido.

Se exhibirán una cincuentena de óleos y una treintena de dibujos, provenientes del Centro Georges Pompidou, que permitirán conocer y comprender la trayectoria de Kupka y sus aportaciones.

Otra de las grandes propuestas de la temporada se podrá conocer entre febrero y mayo de 2010, bajo el título de "Murales".

Artistas de diferentes países, desde el África occidental hasta Europa, México o Estados Unidos, se instalarán en la Miró e intervendrán con sus pinturas encima de las paredes del centro, en un proceso que será filmado y presentado, posteriormente, en un DVD.

La exposición propondrá un recorrido por el arte del "muro", que se iniciará con los trabajos de las mujeres de la etnia soninké de Mauritania y continuará con las pinturas con puntos de arcilla del tailandés Sakarin Krue-On y con los grafitis bosnios de UTRCrew.

La videoartista suiza Pipilotti Rist, ganadora del Premio Joan Miró 2009, cerrará la temporada, ya en junio del próximo año, con una exposición pensada únicamente para la Fundación Miró con sus particulares instalaciones y audiovisuales.

Por otra parte, Rosa Maria Malet ha anunciado que aprovechando mejoras en el sistema eléctrico del edificio se está reestructurando la colección permanente, que contará con un nuevo espacio informativo.