Público
Público

El equipo español de natación sincronizada ya tiene media plata

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El equipo español de natación sincronizada dio hoy un paso para colgarse una nueva plata olímpica, tras terminar segunda con una frenética rutina técnica que sólo fue superada por las rusas, que nadaron con música del compositor español Isaac Albéniz.

Alba Cabello, Raquel Corral, Andrea Fuentes, Thais Henríquez, Laura López, Gemma Mengual, Irina Rodríguez y Paola Tirados arrancaron hoy 97,833 puntos de las juezas (una media de 9,8) gracias un ejercicio con contagiosa música "soul" y "rap" caracterizado por la velocidad y las agrupaciones compactas.

Buen juego de piernas y difíciles transiciones entre los elementos obligatorios hubo en esta rutina que, sin embargo, quedó bastante lejos de ejecutada por el equipo ruso.

Agazapado durante un año de las competiciones internacionales preparando los Juegos Olímpicos, el equipo ruso puso hoy en escena una rutina técnica imbatible que les valió 99,000 puntos, con sendos repóquer de 9,9 en ejecución e impresión general, al compás de la Suite Española del compositor Isaac Albéniz.

Con su perfecta sincronización y su depurada técnica, Rusia no ha defraudado en estos Juegos, si la lógica se impone, mañana se colgarán el oro tras el ejercicio libre, al igual que hicieron en el dúo las todopoderosas Anastasias, Davydova y Ermakova, el día 20.

El mismo día en que el dúo formado por Gemma Mengual y Andrea Fuentes se hizo con la plata, la primera medalla olímpica de la sincronizada española, que en Atenas se quedó a las puertas con dos cuartos puestos en dúos y equipos, las dos únicas modalidades olímpicas de esta disciplina.

En la jornada de hoy, el equipo chino fue tercero tras obtener 97,167 puntos con un ejercicio muy plástico en el que introdujeron posiciones innovadoras y que les da la mitad del billete para colgarse la tan ansiada medalla olímpica en esta disciplina.

La cuarta plaza fue para las japonesas, con un inspirado ejercicio que hoy sin embargo no ejecutaron con la precisión que las caracteriza, adornado con música original del compositor Yasuhito Takimoto y que les valió 96,333 puntos.

Canadienses y estadounidenses se repartieron la quinta plaza con 95,167 puntos y sendos ejercicios marcados por la originalidad que, sin embargo, no arrancaron grandes notas de las juezas.

Australia y Egipto obtuvieron los dos últimos puestos, con un nivel muy inferior al resto de los equipos que hoy se zambulleron en la piscina del almohadillado Cubo de Agua, cuyas gradas estuvieron hoy llenas una vez más.

Mañana, las españolas ejecutarán su rutina libre, titulada África y en la que no podrán ataviarse con los bañadores luminosos que tenían previsto tras no contar con la aprobación de la Federación Internacional de Natación (FINA).

Según explicó la entrenadora española, Anna Tarrés, el fabricante de las prendas va a seguir ahora los procedimientos de la FINA y pedirá permiso para que las nadadoras puedan lucir el bañador en las próximas competiciones.