Público
Público

ERC aprobará una hoja de ruta sólo para afrontar las elecciones municipales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ejecutiva de ERC ha decidido hoy plantear una "hoja de ruta" sólo para los próximos seis meses, a fin de afrontar las elecciones municipales en mejores condiciones para remontar los últimos resultados adversos, y no abordará cambios de estrategia hasta el congreso previsto para octubre del 2011.

Según ha explicado en una rueda de prensa el secretario general de ERC, Joan Ridao, el documento que da forma a la "hoja de ruta" para afrontar los próximos seis meses será debatido y votado el próximo sábado en una reunión del Consell Nacional en la que el presidente del partido, Joan Puigcercós, pondrá su cargo a disposición del máximo órgano de dirección entre congresos.

Ridao ha avanzado que, en la nueva "hoja de ruta" propuesta por él mismo y por otros dirigentes, hay "autocrítica" por el fuerte retroceso sufrido por ERC en las elecciones del 28-N pero sin caer en "la auto-flagelación".

Además, ha señalado, no habrá dimisión de los actuales dirigentes a menos que el Consell Nacional los desautorice, lo que ahora mismo parece improbable aunque en los últimos días destacados miembros del sector "carodista" han pedido un relevo generacional.

"Tanto yo como el presidente del partido asumimos nuestra responsabilidad -ha explicado Ridao- y emplazamos al conjunto de la militancia a debatir los motivos" que han conducido a la actual situación, pero "en términos biológicos hay una dirección joven y con un mandato iniciado hace dos años", ha recordado, por lo que "no creo que sea una urgencia" abordar relevos generacionales.

En lo que sí que están de acuerdo todos los dirigentes es en que "ERC no se puede permitir unos malos resultados en estas elecciones municipales", ha destacado Ridao, por lo que los esfuerzos se volcarán en propiciar una remontada que permita al partido continuar siendo "la tercera fuerza municipalista" de Cataluña.

Con la vista puesta en este objetivo, la "hoja de ruta" dejará abierta la posibilidad de formar alianzas "con otras fuerzas independentistas y otras que no lo son" en determinados municipios, a fin de atraer a "nuevos sectores", pero sin que esto signifique renunciar a sus posiciones políticas.

Se trataría, sobre todo, "de una colaboración" más que de una alianza estable, ha añadido Ridao, porque ERC pondrá su empeño en "tratar de recuperar la centralidad política" y "no quiere dejarse arrastrar" por la estrategia de otras fuerzas.

En consecuencia, ha recalcado, ERC se mostrará abierta a acuerdos con otras formaciones pero no dejará de ser una fuerza de izquierdas que propugna un independentismo "gradualista" y "con contenidos".

Según Ridao, la oferta que ha realizado el alcaldable por Barcelona, Jordi Portabella, de concurrir a los comicios junto a la formación liderada por Joan Laporta y con otros partidos, "es una reflexión" sobre las futuras alianzas, pero aún debe concretarse "en el ámbito de toda Cataluña y no de una sola federación local".

Respecto al análisis sobre las causas que han provocado la "caída" electoral de ERC, Ridao ha indicado que "tiempo habrá después de las elecciones municipales" para aprobar una nueva estrategia "a largo plazo", un proceso que "sólo Esquerra controlará y no se dejará condicionar por urgencias e intereses externos".

"No nos han dejado de votar por la estrategia, sino por lo que hemos hecho o no hemos hecho", ha afirmado antes de señalar que no quería efectuar "una disección pública" de las declaraciones hechas por otros dirigentes, como Josep Lluís Carod-Rovira y Ernest Benach.

Ha considerado, sin embargo, que aunque la "reflexión" que hizo Carod-Rovira sobre una futura alianza electoral con PSC e ICV "puede ser muy interesante", esto "ya lo ensayamos en el 2003 y el 2006, y aunque lo defendemos, los resultados son los que son", por lo que su propuesta "va en contra del signo del tiempo".

"Para que volviese a haber un acuerdo de colaboración entre los partidos del catalanismo de izquierdas -ha señalado-, el PSC tendría que desistir de su actitud actual de priorizar los intereses del PSOE y del Gobierno español por encima de los de Cataluña" y "tampoco ayuda el federalismo utópico que propugna ICV".