Publicado: 26.02.2014 10:41 |Actualizado: 26.02.2014 10:41

ERC denuncia que lo único que propone el Gobierno a los catalanes es que sean "pequeños españoles"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Uno, dos, tres. ¡Despierte!" Así, con esas palabras dirigidas al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha iniciado el portavoz de ERC, Alfred Bosch, su intervención durante el Debate del Estado de la Nación que este miércoles celebra su segunda sesión. El representante republicano instaba así al jefe del Ejecutivo a despertar y mirar la "realidad", frente al discurso que pronunció ayer durante su turno de palabra. "No ve los seis millones de parados, los tres millones de niños poblres, las 150.000 empresas destruidas bajo su mandato, o los 200.000 desahucios", le ha recordado. 

El conflicto abierto entre Catalunya y España ha sido, no obstante, el que ha ocupado la mayor parte de su discurso, que ha sido corto dado que los representantes del Grupo Mixto deben repartirse el tiempo total en función de su representación parlamentaria. Bosch ha defendido la independencia frente a la alternativa que se propone desde el Gobierno, "una propuesta que recuerda la doctrina colonial de Albert Sarraut en los años 20 del siglo pasado cuando preconizaba hacer de los africanos unos "pequeños franceses negros". En ese sentido, el portavoz de ERC se ha preguntado: "¿Es eso lo que ofrece a los catalanes?". Sí, en su opinión. El Ejecutivo quiere que los catalanes sean "pequeños españoles".

Bosch ha insistido en que "la consulta se hará el 9 de noviembre" y le ha vuelto a pedir que se despierte y acepte esa realidad, porque sino "seguirá petrificado, encarnando las tablas de la ley bajando del monte Sinaí diciendo: no votarás, sólo me votarás a mí". Rajoy debe despertar, ha subrayado, "o seguirá con su hipnosis con esos aquelarres" que según él se organizan en Catalunya "invitando a los cuatro jinetes del apocalipsis e invocando las siete plagas de Egipto".

Por eso, ha concluido que "no hay peor Rajoy que el que no quiere escuchar, o ver, o sentir" y se ha dirigido a los españoles para recordarles que "aplastar la voluntad democrática de los catalanes equivale a aplastar la misma democracia en España". "Es mejor aceptar la voluntad democrática de los catalanes porque eso refuerza y consagra la misma democracia en España", les ha dicho. 

Durante su primer turno de respuesta el jefe del Ejecutivo ha ignorado tanto la consulta como el conflicto abierto en Catalunya. Rajoy se ha limitado a asegurar que no está dispuesto a tener un debate "sobre despertar o no despertar", y ha insistido en que "España ha superado una situación de enorme dificultad".