Público
Público

Erdogan pide el apoyo de Europa contra el PKK

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La policía turca detuvo el miércoles a 27 personas en relación con un ataque contra un autobús militar en Estambul en el que murieron cinco personas, informó la agencia estatal Anatolia, mientras el primer ministro, Recep Tayip Erdogan, pidió a sus aliados europeos que corten la financiación de los rebeldes kurdos y que extraditen a supuestos extremistas.

Extremistas kurdos se atribuyeron la autoría del ataque del martes, el último de una serie de ataques contra el Ejército turco que ha acabado con las esperanzas de un rápido final al largo conflicto separatista.

Un grupo separatista kurdo ha aumentado los ataques contra objetivos militares tras acusar al Gobierno del primer ministro de no cumplir las reformas prometidas.

Erdogan, que afronta unas elecciones generales dentro de un año, está bajo presión para que actúe contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en inglés), que han matado a más de 50 soldados en los dos últimos años, en la peor oleada de violencia en mucho tiempo en el suroeste del país, una zona de mayoría kurda.

El ataque del martes ensombreció una cumbre que se celebraba en Estambul con más de 11 jefes de Estado del sureste de Europa.

"Los países europeos no han dado a Turquía el apoyo necesario en su lucha contra el terrorismo", dijo Erdogan durante la reunión.

"El apoyo financiero todavía no se ha cortado. Hay países que hacen la vista gorda a las actividades y a la propaganda de la organización y que no devuelven los criminales a Turquía", agregó.

La mayor parte de la financiación del PKK proviene de kurdos que viven en Europa, según ha dicho el propio grupo.

Anatolia no dio más datos sobre las detenciones del miércoles. Firat, una agencia próxima a grupos kurdos que suele llevar comunicados del PKK, dijo que la policía detuvo a más de 20 kurdos en Estambul, la mayoría obreros.

AUMENTO DE LA VIOLENCIA

Los Halcones por la Libertad del Kurdistán, que empezó a atentar en ciudades en Turquía en 2004, afirmaron ser los autores del ataque del martes, el peor en más de dos años.

Se cree que este grupo tiene vínculos con el PKK, que inició una campaña violenta en 1984 con el objetivo de crear un estado independiente para los kurdos y el 1 de junio rompió un alto el fuego unilateral declarado hace un año.

Erdogan pidió una "plataforma conjunta antiterrorista" para combatir al PKK.

"La organización terrorista es una gran amenaza para los países balcánicos y europeos, ya que daña a Turquía", afirmó.

Una declaración de la cumbre emitió una condena del ataque y pidió a "todos los miembros de la comunidad internacional" que apoyen a Turquía en su lucha contra el terrorismo.

El partido AK en el poder ha dado más derechos políticos y culturales a los kurdos en un intento de acabar con el conflicto, pero las reformas se encontraron con la oposición nacionalista y sufrieron un revés cuando el Tribunal Constitucional ilegalizó el año pasado un partido parlamentario prokurdo por tener vínculos con el PKK.

La indignación por las muertes de los soldados en un país donde hay servicio militar obligatorio es tan elevada que las autoridades han sido atacadas en ocasiones en los funerales por familiares airados.

El Ejército, que también ha sido criticado tras varias noticias sobre fallos de inteligencia, ha desplegado tropas de élite a lo largo de la frontera con Irak, donde se refugian los rebeldes.

Los kurdos suponen alrededor del 15 por ciento de los 72 millones de habitantes de Turquía.