Público
Público

Un error informático ha impedido que la sirena de alarma se oyera en Gualba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un error del sistema informático ha impedido que las sirenas de alarma que se han activado hoy en Gualba (Barcelona) para avisar a los vecinos que se confinaran en sus casas por una fuga de cloro no se hayan oído en el municipio ni en el polígono industrial en el que se ha registrado el escape.

El incidente se ha producido sobre las 13.20 horas en el interior de la empresa Carburos Metálicos, situada en el polígono de Gualba de Baix, muy cerca de la carretera C-35, cuando se estaba llevando a cabo un trasvase de cloro y se ha producido una avería en una tubería.

La fuga ha sido detectada y detenida rápidamente, lo que no ha impedido que el cloro saliera levemente en forma gaseosa por la chimenea de la nave.

Como medida preventiva, el Centro de Emergencias de Cataluña ha activado las sirenas de aviso a la población, para que el millar de vecinos de Gualba se confinaran en sus casas hasta que la situación se normalizara.

De haber funcionado el sistema, tendrían que haber sonado dos alarmas, una situada junto a Carburos Metálicos, para dar aviso a los trabajadores del polígono industrial, y otra ubicada al lado de un centro social de la localidad, para advertir del incidente a la población, según ha informado a Efe un portavoz de los Bomberos de la Generalitat.

Sin embargo, ninguna de las dos alarmas ha sonado, por lo que ningún vecino se ha percatado de la emergencia.

Las mismas fuentes han explicado que el problema se ha debido a un fallo del sistema informático, que no ha ofrecido ningún mensaje de error al ejecutar la orden de activación de las alarmas, por lo que no ha sido hasta que han avisado de ello los responsables municipales que se ha tenido constancia del contratiempo.

"Hemos tenido suerte de que el incidente no ha sido grave", han reconocido desde la dirección de Emergencias, que está trabajando para solucionar el problema "con la mayor brevedad posible" para evitar que se vuelva a producir.

Precisamente, la próxima semana están previstos una serie de encuentros con los alcaldes de los municipios de Gualba y Sant Celoni "para analizar en profundidad las causas de esta disfunción".

Por otro lado, la Generalitat abrirá una investigación para determinar si los procedimientos de la empresa en la manipulación del cloro han sido los adecuados y también si los protocolos de comunicación del incidente han sido los correctos.