Público
Público

3-3. Los errores propiciaron un festival de goles entre Valencia y Osasuna

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los errores defensivos propiciaron un festival de goles en un partido discreto en cuanto a juego, animado por el movimiento en el marcador y en el que el Valencia fue superior en el primer tiempo ante un Osasuna que mejoró tras el descanso y mereció incluso la victoria ante un rival sin norte.

Fueron muchas las facilidades defensivas que se concedieron y que permitieron que el público viera seis goles, pero el punto supo mucho mejor a Osasuna que al Valencia, pues el partido se le había puesto muy cuesta arriba en el descanso, al que se llegó con ventaja local por 3-1.

Ni Valencia, ni Osasuna entraron con intensidad en el partido. Las imprecisiones eran constantes por parte de ambos equipos, pero eran los defensores del conjunto navarro los que menos intensidad demostraban.

Las pérdidas de balón de equipo navarro eran constantes, el Valencia apenas encontraba dificultades para llegar a la portería de Ricardo y en la primera ocasión clara para los locales llegó el 1-0, en una buena jugada de Mata que resolvió Soldado.

No brillaba el Valencia por su juego, pero las facilidades dadas por Osasuna propiciaron, poco después, que el central Stankevicius pusiera el 2-0 en el marcador cuando se alcanzaba la primera media hora de partido.

Todo parecía encarrilado para el equipo de Mestalla, pero en una nueva imprecisión defensiva, en este caso del equipo local, llegó el primer tanto de Osasuna, en un cabezazo de Juanfran, al que dio réplica, también con un nuevo desacierto de la retaguardia navarra, Aduriz, que puso el 3-1 en el marcador en la jugada siguiente.

Con ese resultado finalizó la primera parte. Osasuna había ofrecido una imagen muy discreta y el Valencia, sin brillar, parecía haber encauzado el encuentro con cierta facilidad.

Para tratar de enderezar el entuerto, el técnico de Osasuna, José Antonio Camacho, dio entrada a Aranda por Nekouman tras el descanso y retrasó la posición de Soriano, mientras que el Valencia se limitó a tratar de tener controlado el partido ante un rival más ofensivo que en el primer periodo.

Fue un nuevo error defensivo el que provocó el segundo gol de Osasuna, marcado a puerta vacía por Miguel Flaño al cuarto de hora de la segunda parte.

El partido se rompió y se puso para cualquiera, aunque un poco más para Osasuna, que jugaba cerca de la portería de César, al que creaba cada vez más problemas.

Las imprecisiones no desaparecieron. El balón no le duraba nada a nadie y todo podía pasar, lo que sirvió para, a falta de fútbol, mantener la emoción.

La hubo sobre todo en un remate del recién entrado Leka, que dio en los dos postes y en el que el infortunio dejó sin el empate a Osasuna.

Sin embargo, el tesón del equipo navarro encontró premio en una jugada embarullada que resolvió Aranda tras una serie de rechaces e imprecisiones en el área de César.

Los últimos minutos del partido fueron de superioridad de Osasuna, que estuvo muy cerca de la victoria y que sacó un punto de Mestalla gracias a su capacidad de reacción en un segundo periodo en el que fue superior al Valencia y en el que tuvo incluso la opción de ganar en el tramo final.

- Ficha técnica:

3 - Valencia: César, Miguel, Stankevicius, Ricardo Costa, Jordi Alba, Joaquín (Pablo, m.67), Maduro, Banega (Dealbert, m.81), Mata, Soldado y Aduriz (Isco, m.67).

3 - Osasuna: Ricardo, Nelson, Miguel Flaño, Sergio, Monreal, Juanfran, Vadocz, Nekouman (Aranda, m.46), Masoud, Soriano (Lolo, m.77) y Pandiani (Leka, m.77).

Goles: 1-0, m.24: Soldado. 2-0, m.31: Stankevicius. 2-1, m.39: Juanfran. 3-1, m.41: Aduriz. 3-2, m.59: Miguel Flaño. 3-3, m.86: Aranda.

Árbitro: Muñiz Fernández (colegio asturiano). Amonestó por Osasuna a Nekouman y Juanfran y por el Valencia, a Jordi Alba y Stankevicius.

Incidencias: partido disputado en el campo de Mestalla ante 40.000 espectadores. Terreno de juego en regulares condiciones. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Marcel Domingo, que entrenó al Valencia entre 1977 y 1979.

Alfonso Gil