Público
Público

Un escalador promueve los baños portátiles en el Everest

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un joven escalador nepalí está intentando popularizar un baño diseñado con un balde de plástico y una tapa para promocionar un turismo respetuoso con el medio ambiente en las ascensiones al Monte Everest.

Cientos de escaladores llegan cada año a la montaña más alta del mundo, que mide 8.850 metros, y muchos defecan al aire libre o detrás de rocas, porque el campamento base del Everest no cuenta con baños adecuados.

El sherpa Dawa Steven, que lideró una expedición ecológica al Everest en mayo para recoger la basura que habían dejado otros escaladores, dijo que su equipo utilizó un balde plástico y una bolsa a prueba de gases diseñada para contener y neutralizar con seguridad los desechos humanos atrapando el olor.

"Es portátil y muy seguro", dijo a Reuters Steven, de 25 años.

"Quiero promocionar cualquier cosa para gestionar los desechos humanos en la montaña", añadió.

Durante su expedición de un mes, el equipo de Steven recogió 965 kilos de latas, botellas de oxígeno, desechos de cocina, tiendas, fragmentos de un helicóptero italiano que se estrelló hace 35 años y los restos de un escalador británico que murió en 1972.

Además, el equipo recogió los 65 kilogramos de desechos humanos que produjeron sus 18 miembros, y que entregaron a un grupo ecologista local en el campamento base para su gestión.

"Hasta la fecha, no existe otro contenedor diseñado para los desechos humanos en este tamaño, con esta resistencia y este peso", dijo Steven, refiriéndose al balde diseñado en Estados Unidos, que mide 28 centímetros de alto y pesa poco más de un kilo, con una apertura de 20 centímetros de diámetro.

El turismo, incluidas las expediciones a la montaña, es una fuente crucial de los ingresos de Nepal y representa casi un 4 por ciento del producto interno bruto del empobrecido país.

Cerca de 3.000 personas han escalado el Everest desde 1953, cuando el neocelandés Sir Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay hicieron cumbre por primera vez, y hay crecientes preocupaciones sobre el impacto ambiental de la gran cantidad de escaladores.

"Hay una necesidad urgente de prácticas respetuosas con el medio ambiente al escalar, no sólo para tener un impacto neutral en la montaña, sino para tener un impacto positivo", afirmó Steven.