Público
Público

Un escándalo con cuatro muertos

Las autoridades de China han dado la orden de inspeccionar la producción doméstica de los caramelos White Rabbit. En Shanghai reconocieron que al menos el 5% de los niños sufren problemas renales por haber consumido leche en polvo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los caramelos chinos suelen resultar algo empalagosos para un niño occidental, pero no para los del país más poblado del mundo. Sin embargo, los niños chinos pronto tendrán que sacrificar uno de sus favoritos: el caramelo White Rabbit.

Las autoridades de China han dado la orden de inspeccionar la producción doméstica de esta popular chuchería, famosa desde que fue ofrecida como regalo oficial al presidente americano Richard Nixon, en 1972. ¿El motivo? El escándalo de la leche contaminada. Varias unidades adulteradas ya han sido identificadas en países como Singapur y Taiwan.

Las autoridades de Shanghai (China) también reconocieron ayer que al menos el 5% de los niños de esta ciudad sufren problemas renales por haber consumido leche en polvo contaminada con melanina, una sustancia tóxica que se añade a la leche para falsificar su valor proteínico.

Estos nuevos casos se suman a los más de 53.000 afectados en China por consumir productos lácteos elaborados con este componente químico. Hace casi tres semanas, el gobierno chino reconoció los primeros casos. Desde entonces, ya han muerto cuatro menores, y hay otros 13.000 hospitalizados en estado grave. La mayoría de los afectados tiene menos de tres años.

Oculto en los JJOO

UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han clasificado este escándalo como 'deplorable'. Además, las autoridades del país asiático han recibido fuertes críticas por haber escondido deliberadamente el caso durante los pasados Juegos Olímpicos. Entre las 22 empresas chinas afectadas por la crisis se encuentra Yili, patrocinador oficial de los JJOO de Pekín.

El caramelo White Rabbit se exporta a 50 países. Aunque la UE y la Comisión Europea se pusieron en guardia ante estas golosinas, finalmente no vetarán su entrada. La decisión formal se tomó ayer por la tarde, informa desde Bruselas Daniel Basteiro.

El pánico a comprar una leche infantil contaminada en China, un país donde por ley la mayoría de padres pueden tener un solo hijo, ha abierto una nueva oportunidad de negocio: convertirse en nodriza, o nai ma. Los anuncios de empresas que ofrecen ahora estos servicios se han disparado en la prensa local y en Internet. Trabajar de nai ma permite obtener salarios de más de 18.000 yuanes al mes (alrededor de 1.800 euros), en un país donde el salario medio urbano no supera los 3.000 yuanes (300 euros).

También han aparecido estos días informes para resaltar de nuevo las ventajas de dar el pecho, una práctica en desuso en China.