Público
Público

Los escándalos más sonados de Twitter

Los calzoncillos de un congresista, las pirámides de Bisbal. La mala gestión de las cuentas genera problemas entre políticos, deportistas y cantantes de todo el mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde Aston Kutcher hasta Obama, un sinfín de personajes públicos, ya sean políticos, periodistas, cantantes o actores, se han apuntado a Twitter. Sin embargo, en poco más de cinco años, la red social de microblogging también ha demostrado un lado oscuro.

La inmediatez de esta herramienta permite que las opiniones vertidas se relean en cientos de cuentas alrededor del globo. De ahí que una mala gestión de los tuiteos pueda ser crucial hasta en una carrera política, si no que le pregunten al congresista demócrata Antony Weiner.

El político estadounidense ha perdido toda su credibilidad después de unas fotos en primer plano enviadas de sus calzoncillos a una 'amiga'.

El congresista se equivocó y lo dejó en el tablón público en vez de mandarlo en un mensaje directo. Desde entonces, su carrera se tambalea entre disculpas  y nuevos escándalos. Weiner pidió perdón hasta a Bill Clinton, poco antes de que se conociera que también le había mandado mensajes eróticos a una actriz porno.

Bisbal: 'Nunca se han visto las pirámides de Egipto tan poco transitadas' Los políticos estadounidenses no tienen suerte con Twitter. Otro ejemplo es el republicano Dane Deutsch. El candidato al Senado en las elecciones de 2010, incluyó en su campaña un tuiteo donde tildaba  a Hitler como 'líder fuerte'. Después de este comentario, el candidato tuvo que rectificar, aunque ya fue demasiado tarde.

Otro de los que han sufrido las peores consecuencias de la red social ha sido Vanderlei Luxemburgo. El ex entrenador del Real Madrid y creador del cuadrado mágico, que fracasó en la última etapa de los galácticos, tampoco tuvo suerte en el Palmeiras por culpa de 140 caracteres.

Luxemburgo criticó la posible venta de Keirrison al Barcelona, antes de que ésta se produjera (de hecho nunca se llevó a cabo) y el técnico acabó en la calle.

Pero los escándalos se extienden a lo largo y ancho del planeta. En España también se han registrado algunos casos sonados. Se lleva la palma David Bisbal, quien por las revueltas en Egipto tuiteó: 'Nunca se han visto las pirámides de Egipto tan poco transitadas, ojalá que pronto se acabe la revuelta'.

Los tuiteros, después de leer el comentario de Bisbal, llenaron de ironía la red social imitando el gazapo del cantante: 'Nunca se han visto tan pocos coches circulando por Venecia, ojalá se acabe pronto la inundación' o 'Vengo de ver la capilla Sixtina. Para ser una tortuga Ninja, Michalengelo era un pintor cojonudo' e incluso, 'Dos horas dando vueltas por Manhattan y todavía no encuentro la gran manzana... creo que cenaré en un Burger'.

Pero el cantante andaluz no es el único. Ahí tenemos el escándalo de Alejandro Sanz con la Ley Sinde cuando comparó los derechos de autor con los de los niños africanos o las disculpas de Sergio Ramos después de tirar la Copa del Rey en plena celebración madridista.