Público
Público

El escaparate del turismo abre sus puertas bajo la sombra de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La XXIX Feria Internacional de Turismo de Madrid (FITUR) abrió hoy sus puertas en una edición marcada por la crisis económica mundial.

El príncipe Felipe de Borbón, heredero de la Corona española, y su esposa, la princesa Letizia, presidieron la apertura de la muestra en la que visitaron algunos de los expositores de los países iberoamericanos.

En la exposición de Uruguay conocieron los proyectos turísticos que se realizan en ese país en colaboración con España en lugares tan emblemáticos como Punta del Este.

Los países centroamericanos, que se unieron para una presentación conjunta, también explicaron su oferta y el representante de Honduras, en nombre de todos, dialogó con los príncipes sobre la cooperación española y la ayuda recibida para el desarrollo de la Ruta de los Volcanes, uno de los atractivos de esa región, que ofrece también arrecifes, playas y culturas vivas.

La naturaleza y los ecosistemas más salvajes de los países latinoamericanos están más presentes que nunca en esta edición de FITUR, que durante los próximos cuatro días reunirá en la capital de España las mejores ofertas del sector.

El ecoturismo y los viajes de aventura ocupan la primera posición entre la variedad de rutas y de paquetes turísticos que ofrece América Latina, entre las que destacan, además, las ofertas relacionadas con la gastronomía, el folclore y la historia.

Pese a que la sombra de la crisis económica mundial planea sobre la muestra, no se ha dejado sentir hasta la fecha en Brasil en el descenso del número de turistas, según señaló a EFE el ministro brasileño de Turismo, Luiz Barreto.

"De momento no ha habido impacto de la crisis en Brasil", dijo Barreto, presente en la inauguración.

Según el ministro, Brasil tiene "dos grandes ventajas competitivas" en 2009 por un lado, un producto "más barato" debido a la fuerte caída del real frente al dólar, y, por otro, un potente mercado interno que, dada la depreciación de la moneda, está viajando menos al exterior.

En medio de la crisis económica mundial, Centroamérica aparece en el mercado turístico como "región emergente", con un crecimiento del número de visitantes en 2008 del 2 por ciento con respecto al año anterior.

En parte, ese incremento se debe a la integración de los siete países que la conforman y su promoción global, una iniciativa que destacó el presidente del Consejo Directivo de la Oficina de Promoción Turística de Centroamérica (CATA, por su sigla en inglés) y ministro de Turismo de Nicaragua, Mario Salinas.

"Centroamérica es un puente entre civilizaciones. Reúne las culturas que llegaron de la parte norte del continente y del sur, por eso la mezcla final es impresionante", señaló.

Precisamente "Impresionante" es la marca con la que El Salvador se presenta en FITUR, y lo hace como "un país hasta ahora desconocido que se está dando a conocer después de muchos años mejorando sus infraestructuras", según explicó su ministro de Turismo, Rubén Rochi.

En general, Centroamérica, por su situación privilegiada, se ha situado como uno de los principales centros de negocio del continente americano, campo al que están enfocados en la actualidad la mayoría de los países de la región.

La creación de paquetes turísticos que incluyan rutas por toda la región y una visa común que facilite la entrada y salida, son algunos de los proyectos en los que los gobiernos de los siete países ya están trabajando.

Las empresas más importantes de hostelería, como Sol Meliá o Iberostar también están presentes, al igual que algunas compañías aéreas, como Air Comet o American Airlines, que presentaron sus novedades de cara a 2009, que en el caso de la aerolínea española contempla mantener una frecuencia diaria con Buenos Aires y Lima y abrir, en cuanto tengan el permiso oportuno, una línea como México DF.

American Airlines presentó el nuevo vuelo que a partir del segundo trimestre del año va a unir Madrid con Dallas (EEUU).

La actual edición de FITUR intenta capear el temporal de la crisis que se deja sentir con una reducción de un 13 por ciento en la cantidad de metros cuadrados de superficie ocupados, 87.520 metros frente a los 100.000 del año pasado, además de la ausencia de algunos de sus más ilustres expositores, como Iberia, Grupo Globalia y Grupo Barceló, y una reducción de un 9 por ciento de expositores.