Público
Público

Un escrache en Vallecas logra que una diputada del PP se comprometa a mediar para paralizar un desahucio

La aforada nacional y concejala del distrito de Vallecas, Eva Durán, ha recibido a tres afectados por los desahucios, que le han entregado una carta durante uno de los escraches de la PAH en la Junta Municipal de Vallecas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El de este miércoles ha sido el primer escrache que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ha realizado en Madrid desde que comenzó la campaña política y mediática para tachar de antidemocráticas estas prácticas. Pero el caso de hoy, precisamente, ha puesto de manifiesto todo lo contrario: no hay violencia y el escrache consigue su objetivo, que en esta ocasión ha sido el compromiso de la diputada del PP y concejala del distrito de Vallecas, Eva Durán, de mediar con la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) para paralizar el desahucio de una afectada.

A las puertas de la Junta Municipal de Vallecas aguardaban varias decenas de afectados por los desahucios, activistas de la PAH y de la Asamblea de Vivienda de Vallecas o simples ciudadanos que consideran que la Iniciativa Legislativa Popular debe prosperar y convertirse en una ley tal cual lo plantea la PAH: Sin cambios, sin edulcorantes y sin que el Gobierno integre sólo algunos puntos en la norma que está elaborando al margen de la iniciativa.

Esperaban a la diputada Eva Durán, que asistía a un pleno del Ayuntamiento 'para entregarle una carta confeccionada por afectados de Vallecas e informarle de la situación por la que están pasando muchas personas y pueda reconsiderar su voto negativo a la ILP que apoya un alto porcentaje de la población', ha explicado a Público Iván García, miembro de la PAH.

Durán ha recibido a tres afectados que en pocos días serán desahuciados de sus pisos de protección oficial de la EMVS y, pese a que ha asegurado que mantendrá la disciplina de voto de su partido, se ha comprometido a mediar con la empresa pública de vivienda y, si fuera necesario, con la alcaldía, para solucionar la situación de Amalia.

 

Escrache frente la Junta Municipal de Vallecas para informar sobre la ILP a la diputada del PP, Eva Durán. -JAIRO VARGAS

Amalia Torres es uno de los rostros por los que los escraches se están llevando a cabo. Si no se paraliza durante esta tarde, mañana sufrirá el segundo intento de desahucio de su casa. El primero se paralizó gracias a la presión vecinal y al apoyo de la PAH y la Asamblea de Vivienda de Madrid. Por eso, ella lo tiene claro respecto a los escraches. 'Si no fuera por la PAH yo ya estaba en la calle. La EMVS no me ha escuchado nunca. He pasado allí la noche y nadie me ha atendido. Los políticos que dicen que la PAH son terroristas son unos sinvergüenzas y embusteros, porque no nos están ayudando'. Amalia vive junto a su marido y sus tres hijos a tan solo unas calles de distancia. Todos están en paro.

'Los políticos que dicen que la PAH son terroristas son unos sinvergüenzas y embusteros, porque no nos están ayudando' Momentos después salía por la puerta de la Junta Municipal con los ojos empañados. Entre abrazos con su hija y con miembros de la Plataforma, Amalia decía que la diputada se había comprometido a encontrar una solución. 'En sus manos está parar este y todos los desahucios del Estado', decía Feli Velázquez, también miembro de la PAH.

Y es que, a pesar del revuelo mediático sobre la legalidad de los escraches, los desahucios continúan ejecutándose a diario. El Tribunal de Justicia de la UE calificó de abusivos y, por lo tanto, ilegales los desahucios vinculados a contratos hipotecarios de entidades financieras, pero esta es sólo una parte del drama social por el que lucha la PAH. 'Este tribunal no dice nada de los desahucios relativos a vivienda social, aunque ya el Tribunal de Estrasburgo ha paralizado varios desahucios  de empresas públicas (EMVS e IVIMA) por considerar que vulneran derechos Humanos', recuerda Iván García.

Entre gritos de 'sí se puede pero no quieren' o 'dación en pago y alquiler social', alrededor de cincuenta personas se han reunido en Vallecas bajo la vigilancia de varios agentes de la Policía Nacional y de la Municipal, como ya indicara el Ministerio de Interior. 'El escrache es algo pacífico, tranquilo e informativo. Aquí no se insulta ni se acosa, sólo venimos a acercar las asambleas de afectados a los diputados que van a votar no a la ILP. No hay violencia de ningún tipo, algo que rechaza la PAH por completo', ha asegurado García después de volver a recordar que 'las enmiendas del PP y las de otros partidos sólo van a dulcificar la ILP, y la ILP son sólo unos mínimos básicos para que la gente pueda tener una segunda oportunidad'.

Por eso  'decidimos en asamblea a qué diputado podemos informar. Quedamos en un sitio y nos movilizamos en columna hacia la casa o la calle del diputado mientras vamos señalizando la calle con los carteles rojos y verdes -que simulan los botones con los que los diputados votan en el Congreso- . Informamos a todos los vecinos de por qué hacemos esto y muchos se acercan a preguntar, ya que este tema suscita mucho interés. Hay mucha gente que nos apoya cuando nos ve por la calle. Nos anima desde las ventanas. Hablamos con vecinos y comerciantes para poner carteles en las puertas de lugares por los que el diputado pasa diariamente'.

Estos son los métodos de la PAH y lo que esta mañana se ha podido constatar en Vallecas. 'No se pretende otra cosa. Los políticos y la prensa han convertido en un escándalo el hecho de acercarnos a nuestros representantes políticos para que escuchen nuestras historias y reconsideren su voto sobre la ILP por el derecho a la vivienda', decía Beatriz García otra activista antidesahucios.