Público
Público

"Cuando escribo, visito a diario el lado oscuro"

Haruki Murakami ha terminado '1Q84', una novela ambiciosa que navega entre pasado y presente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Chapurrea el español, gasta bromas y es generoso cuando se trata de hablar sobre su manera de escribir. No es ningún secreto que a Haruki Murakami (Kioto, 1949) no le gusta la gente, pero ayer, durante su visita a Barcelona para celebrar el 40 aniversario de la editorial Tusquets, rompió su imagen de hombre solitario y parco en palabras. Sencillamente, estaba feliz: 'Acabo de terminar una novela, grande y ambiciosa que he tardado dos años en escribir y ahora estoy libre'.

Bajo el título, 1Q84, en un guiño al 1984 de George Orwell, este nuevo libro mira al pasado sin perder de vista el presente. 'Es un poco loco, pasan muchas cosas que uno no puede predecir', afirmó.

El autor de After Dark escribe cuatro horas al día y siempre de cosas que le gustan. 'Si quieres encontrar algo especial, tienes que arriesgarte. En el interior de un bosque te encuentras cosas interesantes, pero también existe el riesgo de perderse en un submundo. Cuando escribo, visito el lado oscuro a diario', contó Murakami, rendido admirador de las películas de David Lynch. 'Hay una cierta similitud entre mi trabajo y el suyo. Ambos son oscuros, tocados por la locura', explicó.

El escritor admite que lo suyo son 'las novelas gordas'. De niño leyó cuatro veces Los hermanos Karamázov, devoraba a Kafka y a Dickens. Pero es Francis Scott Fitzgerald, quien mayor fascinación le causa, al que no puede dejar de leer y de quien ha traducido varias obras al japonés: 'Me fascina su estilo preciso. Escribió de las expectativas y por eso me encantan sus libros'.

Murakami empezó a escribir a los 30 años. Tuvo la revelación mirando un partido de béisbol y decidió que se podía dedicar a la literatura. Hasta entonces regentaba un club de jazz y se esforzaba en ser un individuo individual, algo nada fácil en Japón. 'Allí la sociedad es muy cerrada, si no perteneces a un grupo eres un descastado. Y yo me pasé muchos años solo', contó.

Creador de personajes marcados por la soledad, a sus protagonistas los inventa parcialmente. 'Uno puede conocer a gente muy interesante cuando escribe', apuntó. A finales de este año verá uno de sus títulos más leídos, Tokio Blues. NorwegianWood, en la gran pantalla.

A sus 60 años, Haruki Murakami parece haber pactado con el lado oscuro para mantener la capacidad sensorial de los 15 años y un físico admirablemente joven. Pero su secreto no es el de Dorian Gray. Sus aliados son la música, los libros, el deporte, la comida sana y los gatos.

'Tengo que trabajar solo y necesito algo que me ayude a escribir. Tengo que estar preparado física y mentalmente. Cuando eres joven, puedes con todo, pero cuando ya eres mayor tienes que entrenarte', expresó con humildad un autor que agradece a la escritura poder soñar despierto cuatro horas al día.