Público
Público

La escritora Sophie Hannah asegura que "Stieg Larsson está bien pero no es para tanto"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La autora británica Sophie Hannah, que publica estos días en España el thriller "La mala madre", ha considerado hoy que la obra del fallecido Stieg Larsson, autor del fenómeno editorial "Millenium", "está bien, pero no es para tanto".

Hannah, quien participó ayer en Madrid en las actividades del festival Getafe Negro y que ha vendido en todo el mundo más de dos millones de ejemplares de sus seis novelas, ha explicado en rueda de prensa que "sólo" leyó el primero de los tomos de la trilogía de Larsson y le pareció que el arranque del libro se alargaba demasiado, 150 "frías" páginas antes de pasar a la acción.

"Era demasiado largo y le faltaba suspense. Aunque está claro que me equivoco, porque al mundo entero le encanta", ha ironizado la escritora, que se confiesa adicta al género negro y tiene entre sus autores preferidos a Ruth Rendell, Nicci French, Robert Goddard y, por supuesto, a su venerada Agatha Christie, con la que ha sido comparada y a quien califica como "una de las más grandes de todos los tiempos".

En su última novela, "La mala madre" (Duomo Ediciones), una madre trabajadora estresadísima se queda de piedra cuando ve en la televisión la noticia del asesinato de la mujer y la hija de un hombre con el que tuvo una aventura esporádica un año antes.

Sin embargo, cuando la cámara enfoca al afligido viudo, el hombre que aparece no es el mismo con quien la protagonista tuvo el desliz...

El estilo de Sophie Hannah, "enganchada" a la literatura de misterio desde niña, es contemporáneo, y va más allá del crimen y la sangre para explorar emociones oscuras como la angustia, la culpabilidad o la obsesión en "thriller psicológicos" que se desarrollan en un imaginario condado inglés.

"Inventar un lugar ficticio, como hizo Agatha Christie, me daba más libertad y así evitaba susceptibilidades y prejuicios", ha señalado esta hija de escritores que se inspira en parte en la vida real e intenta ponerse en la piel de los personajes para comprobar sus reacciones y sentimientos.

Aunque la forma en que Hannah aborda cada nueva novela es formulando una pregunta que le intrigue muchísimo, "porque si yo me muero por saber la respuesta, al lector le pasará lo mismo. Algunos ejemplos: ¿por qué alguien cambiaría un bebé por otro? o ¿por qué confesaría alguien haber asesinado a una persona que está vivita y coleando?".

La escritora cree que "esa desesperación por saber lo que ocurre y por qué ocurre" es la clave del éxito de la novela de misterio, un clásico que a su juicio nunca pasará de moda, a diferencia de lo que ha ocurrido con otros géneros como la "chick lit", literatura femenina que vivió su época dorada hace una década a partir de libros como "El diario de Bridget Jones", de Helen Fielding.