Publicado: 14.06.2014 20:30 |Actualizado: 14.06.2014 20:30

"La escuela catalana no está sola"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de 100.000 personas, según la organización, y 25.000 según el Ayuntamiento de Barcelona, han llenado este sábado el Passeig de Sant Joan de Barcelona para defender la escuela en catalán y protestar contra la LOMCE y la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de Catalunya, que obliga a que el castellano esté presente en el 25% del horario lectivo de hasta cinco centros educativos catalanes.

La movilización, convocada por la coordinadora cívica y educativa 'Som Escola', ha arrancado a las 18.00 horas en la Plaça Tetuan y ha finalizado en el Arc de Triomf, justo en la entrada del Parc de la Ciutadella. Muriel Casals, portavoz de 'Som Escola' y presidenta de Omnium Cultural, ha encabezado la marcha junto a los líderes de UGT y CCOO en Catalunya, Josep Maria Álvarez y Joan Carles Gallego, sosteniendo una pancarta con el lema "Per un país de tots, decidim escola catalana" (Por un país de todos, decidimos escuela catalana).

En segunda línea se encontraban varios representantes políticos como la consellera d'Educació, Irene Rigau; la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega; el líder de ERC, Oriol Junqueras; el líder de la CUP,David Fernández; los ecosocialistas de ICV Dolors Camats y Ricard Gomà, la diputada del PSC en el Parlamet Rocío Martínez-Sampare, miembros del Procès Constituent y el ex president de la Generalitat Jordi Pujol. Había representantes de todos los partidos menos PP y Ciutadans. Todos ellos han unificado el mensaje: la inmersión lingüística no se toca porque es un "modelo de éxito". Miembros de la Escola Valenciana, la Asamblea de Docentes de les Illes Balears, e integrantes de la comunidad educativa de la Franja y la Catalunya Nord, también han participado en la movilización.

Barcelona se ha teñido de verde en una jornada festiva y pacífica, donde los cánticos más escuchados han sido los de "Independencia" e "Insumisión", este último en referencia a la posibilidad de que los centros escolares decidan, el próximo curso, no aplicar la Lomce ni la sentencia del TSJC. En este sentido, Irene Rigau, a quien desde 'Som Escola' instan a lidiar con un conflicto que consideran exclusivamente político, declaraba esta mañana en los micrófonos de RAC1 que "mi objetivo es que nadie tenga que ser insumiso a la LOMCE", a la vez que recordaba que "el curso que viene el modelo seguirá siendo el mismo".

"La Ley Wert es una ofensiva contra la escuela, el Parlament y el consenso social del catalán"

La manifestación, que ha concluido con varios conciertos, ha tenido su punto álgido con el discurso de Muriel Casals, rodeada de forma simbólica por los representantes de las asociaciones que configuran 'Som Escola'. "La escuela no está sola. Y hoy lo hemos demostrado", ha enfatizado. Sobre la política educativa del PP, sintetizada en la ley del ministro Wert, ha señalado que "es una amenaza real y una ofensiva contra la escuela, el Parlament y el consenso social del catalán como lengua de aprendizaje". Casals ha sido muy contundente con la LOMCE: "No se debe aplicar". Y ha provocado enormes abucheos y silbidos entre el público al recordar que las familias que han solicitado más castellano en las aulas "no respetan los valores de la escuela catalana".

Pero el momento más emotivo ha sido cuando la presidenta de Omnium ha mostrado su apoyo a Jaume Sastre, el maestro de las Islas Baleares en huelga de hambre desde hace más de 40 días en su cruzada contra las medidas lingüísticas de José Ramón Bauzá, presidente popular. Seguidamente se ha referido a la situación de la Comunidad Valenciana, donde varias familias no han logrado que sus hijos sean escolarizados en valenciano. "Catalunya, el País Valenciano, las Baleares, la Franja y la Catalunya Nord: somos una unidad lingüística y todo ataque a nuestra lengua será respondido de forma contundente".

En varias fases de la manifestación, que ha transcurrido de forma pacífica, con una amplia mayoría de familias, niños y maestros, se han escuchado algunos gritos que pedían la dimisión de la consellera Rigau. Algunas asociaciones de la comunidad educativa también han aprovechado la marcha para protestar contra los recortes de CIU. 'Som Escola' se desmarca de la dualidad escuela pública y privada y apuesta por la transversalidad de la defensa de la lengua. Según sus organizadores, las actividades de la jornada se han sufragado a través de la venta de más de 25.000 camisetas verdes con el lema de la marcha. Unas camisetas que, tras la manifestación de este sábado, esperan no tener que volver a peinar las calles de la ciudad. Como recordaba Casals: "las vacaciones escolares nos dan una pausa. Pero si lo que quieren es seguir llevando el catalán a un callejón oscuro, en septiembre volveremos a reivindicar un modelo que nos ha hecho mejores como sociedad".