Público
Público

El escultor Alberto Bañuelos recrea en sus figuras pétreas un discurso cargado de poesía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una exposición-instalación muy personal, emotiva y creativa en la que el escultor burgalés Alberto Bañuelos ofrece en sus figuras pétreas un discurso cargado de poética se ha inaugurado hoy en una de las salas del Instituto Valenciano de Arte Moderno de Valencia (IVAM).

La muestra "Alberto Bañuelos. La liturgia de las piedras", que se exhibirá hasta el 10 de enero, es la primera retrospectiva que un museo dedica a la obra del escultor Alberto Bañuelos, con una técnica y materia centradas en piezas de piedra, mármol, granito o alabastro realizadas en las últimas décadas.

Se han seleccionado piezas pertenecientes a las distintas series en las que se agrupan sus esculturas, entre las que destacan "Quillas", con obras de gran estilización y sensualidad; "Del Espacio", un acercamiento escultórico al desarrollo melódico de la forma; "Abrir o Cerrar", piedras en vertical que conectan totémicamente la tierra y el cielo y "Paisajes", en los que hace un tratamiento epidérmico del mar y la tierra.

Así ha descrito en rueda de prensa la muestra el comisario, Rafael Sierra, quien ha calificado a Bañuelos como "un constructor de piedra con amplios registros, muchos de ellos relacionados con antiguas culturas, como la Egipcia o la Mesopotámica".

Sierra, al que acompañaba la directora del museo, Consuelo Ciscar, y el propio escultor burgalés, Alberto Bañuelos, ha reconocido que sus esculturas están realizadas "no para ser contempladas por separado, sino para ser vistas por acumulación, como si se tratara de una instalación".

El comisario ha informado de que, con ocasión de esta muestra, el artista ha realizado ex profeso la instalación "Homenaje a Robert Smitson", compuesta por veintidós rocas de alabastro cortadas.

En su intervención, la directora del museo, Consuelo Ciscar, ha manifestado que "la muestra permite acercarnos al origen de la vida, a la naturaleza más primigenia o a los principios del arte".

Ha dicho que "sus formas, lejos de separarse de la realidad y de la historia, ofrecen desde un nuevo ángulo una traducción nueva y sintética del mundo visible ya que son una abstracción que ha sido extraída de la realidad para representar una idea del mundo del artista".

Alberto Bañuelos se ha definido como "un hombre del Renacimiento que no concibe la existencia sin la piedra".

Ha dicho que "con el puntero y el martillo trato de dar forma a la piedra buscando el signo de las cosas y lo hago de la manera más sencilla".

Alberto Bañuelos nació en Burgos, en 1949. Estudió en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociológicas de la Universidad Complutense de Madrid.

Simultaneó las clases con otras de dibujo en academias privadas en las que aprendió las técnicas clásicas.

En 1978 instaló su propio estudio donde se dedicó a la pintura avanzando en lo figurativo a la abstracción más absoluta.

Entre 1983 a 1985 viajó a Carrara, donde aprendió a trabajar el mármol, y a partir de ahí se dio a conocer como escultor recurriendo a cortes de piedras y al uso de cantos rodados.

Sus obras se han expuesto en numerosas galerías españolas como Raquel Ponce (Madrid) o en instituciones como el Museo de Arte Contemporáneo, Ateneo de Yucatán o la Embajada de España en México.